lunes, 31 de diciembre de 2012

SAN SILVESTRE DE CANOVELLES


Último día del año, última aventura del año. La san silvestre de Canovelles, llevo 3 años participando en esta carrera y me encanta el ambiente que se respira.

Había quedado con Juanito para ir a hacer un café todos juntos antes de la carrera. A las 9:30 h ha llegado Dolo, un poco más tarde han llegado Juanito y Vicente. Después se ha unido a nosotros Esteve y Emili, hemos estado tomando un café y hablando .

Cuando hemos salido del bar, nos hemos puesto a calentar. Junto a nosotros una enorme  marea humana  también realizaba ejercicios de calentamiento.

Después del calentamiento hemos hecho la foto de grupo del CEI, con la cámara de Vicente (yo iba sin mochila, sin cámara y sin palos) nos hemos deseado suerte y hemos cogido posiciones para la salida.

A las 11:00 h han dado la salida, nos ha costado unos 30 segundos arrancar debido al gentío que teníamos delante. Cuando ya hemos conseguido ir avanzando, Esteve se ha puesto a tirar bastante fuerte.

La verdad es que correr no me gusta mucho, así que tiempos estratosféricos no haré nunca. Yo soy un motor diesel, ya que me cuesta mucho entrar en calor. Iba siguiendo a Esteve a distancia y me estaba quedando atrás, pero al entrar en la tierra e iniciar la primera subida del recorrido Esteve ha tenido un bajón y lo he podido atrapar. Hemos continuado juntos y Esteve me decía que no íbamos a lograr el tiempo que tenía previsto, yo le he comentado que el año pasado yo iba peor y pude recuperar en la segunda parte de la marcha.

Hemos pasado el km 5 y después de una subida hemos apretado el ritmo aprovechando una larga bajada y un tramo bastante llano. Después hemos marcado el mismo ritmo desde el km 7 hasta el final y eso nos ha permitido lograr un tiempo de 0:48 minutos. No era el tiempo que quería hacer Esteve pero después de lo mal que lo hemos pasado los dos en algunos momentos de la carrera yo creo que es un tiempazo.

Después de recoger la camiseta hemos ido reencontrándonos con los compañeros, primero Jesús, después Dolo  y Emili, y finalmente Juanito y Vicente que entraban sonrientes en meta.

Hemos estado charlando unos 5 min y nos hemos despedido deseándonos una buena entrada de año, salud y km para todos.

10 kilómetros

0:48 minutos

En conclusión, el año 2012 llega a su fin. La verdad es que en lo deportivo no ha sido mi año. Debido a mi trabajo no he podido participar en muchas marchas, y  además he arrastrado una lesión durante todo el año. Al inicio de año estaba muy ilusionado en afrontar una serie de grandes retos. Debo decir que ha sido un verdadero desastre pues he tenido que abandonar en todos ellos debido al estomago. Creo que el problema del estomago me ha venido por nervios,  cuando me enfrento a cosas que no conozco se me meten los nervios en el estomago y eso repercute en mi estado físico.

A pesar de todo afronto este 2013 con ilusiones y energías renovadas, si todo va bien, me recupero de la lesión y trabajo duro tengo un gran reto para este año:

“El Ultra Trail del Montblanc, una de las carreras más importantes de Europa”

También quiero volver a intentar hacer el Ultra Trail Emmona y el Ultra Trail Sobrarbe, dos espinitas que están ahí clavadas.

Agradecerle a mi mujer que me deje participar en las marchas y entienda que siento por este deporte. Ella sabe que siempre que participo en una carrera pienso mucho en ella para que me de energías, muchas gracias por tu paciencia y comprensión.

Resumen del año 2012

Totales

2159,82 kilómetros

382:43 horas

Entrenamiento

1569,52 kilómetros

270:20 horas

Marchas

590,30 kilómetros

112:23 horas

viernes, 14 de diciembre de 2012

NUEVA ENTRADA EN MI ANTIGUO BLOG


Lo prometido es deuda, ya podéis leer mi aventura para llegar hasta el castaño con mas perímetro de España.

16 kilómetros

942 metros de desnivel positivo

2:35 horas


Mi antiguo blog, recuperado para explicar entrenamientos.

martes, 11 de diciembre de 2012

RECUPERANDO MI VIEJO BLOG


He decidido recuperar mi viejo blog para publicar entrenamientos, a partir de ahora publicare en los dos blogs.

Os iré informando en que blog publico mis entradas.

Podéis leer un nuevo entrenamiento en mi antiguo blog:

 

lunes, 19 de noviembre de 2012

MARXA PEL GARRAF


Desde que acabe la Mm no había vuelto a participar en una marcha larga, así que la Marxa del Garraf iba a ser una prueba para ver como respondían las piernas.
La Marxa del Garraf es una marcha que tiene como objetivo dar a conocer los parajes más puros que tiene el macizo del Garraf.
Esta vez me toco ir solo hasta Gava ya que mi compañero de aventuras no pudo ir por tener enfermo a su padre, después de aparcar el coche me fui hacia la plaza donde se repartían los dorsales. Todavía no habían empezado a montar el chiringuito, así que tuve que volver al coche y esperar un rato.
Cuando ya estaba en la cola para recoger el dorsal me encontré con francisco, el día de antes habíamos hablado de ir juntos e intentar hacer la marcha en 8 horas. Cuando volvimos de dejar el obsequio en el coche nos llevamos una sorpresa ya que la cola para tomar la salida era enorme ( de donde había salido tanta gente).  Saludamos a los compañeros del club que iban llegando y nos preparamos para que dieran la salida, este año se habían inventado una especie de corralito en el que se metían los que querían hacer la marcha corriendo. Eso nos permitió avanzar unos metros en la cola.

A las 6:03 horas pasamos por el arco de salida, nada más  pasarlo comenzamos a trotar. Los primeros metros me costaron bastante ya que eran en ligera subida y por asfalto, cuando entramos en un camino de tierra ya con el frontal encendido para poder guiarnos me acomode un poco más al trote. Empezamos a pasar gente con bastante rapidez y enseguida contactamos con el grupito del CEI que había salido un poco más adelante que nosotros, saludamos a los compañeros y yo le dije a Esteve que se enganchara a nosotros.  Eso animo a Esteve que se puso a correr como un poseso, yo le dije que tampoco hacía falta ir tan rápido. Me dijo que su mujer y su hijo hacían la corta y quería pillarlos además de intentar rebajar su mejor marca en la marcha, le dejamos que tirara hacia delante y nosotros seguimos a nuestro ritmo.
Casi sin darnos cuenta llegamos al tramo de senderos, para mi uno de los más bonitos de la marcha ( una lástima que se hace de noche y no se puede disfrutar) nos habíamos quitado al grueso de la gente así que podíamos caminar a un ritmo fuerte sin parar, el año pasado enganchamos un atasco en esta zona e íbamos a tirones. el tramo era un autentico rompe piernas, un sube y baja por senderos con vegetación baja que rozaba las piernas. A medida que avanzábamos íbamos viendo Gava a lo lejos y una estela de luces siguiéndonos, poco a poco iba amaneciendo y el frontal ya sobraba así que nos paramos un momento a guardarlo. Acabado el tramo de toboganes empezamos a bordear una pequeña montaña hasta que al girar ya podíamos ver la enorme bola blanca que esta junto a la Morella, enseguida llegamos al avituallamiento de Campgràs. Se levanto un aire frio de repente y el chocolate caliente que daban sentó de maravilla, reemprendimos la marcha y nos dispusimos a hacer un largo tramo de bajada por asfalto siguiendo una carretera. Ya podíamos ver el mar y en algunos tramos de la bajada las vistas que nos ofrecía eran magnificas con el sol reflejado encima del agua.
Espectacular vista
 salimos de la carretera y nos metimos en un sendero que nos llevo a una pista que nos hizo bordear una enorme cantera. Ni que decir tiene que seguíamos trotando sin parar y aun así me encontraba bastante bien apenas notaba la inactividad, dejamos la pista y nos metimos en un serpenteante sendero que no ofrecía bonitas vistas del Garraf y del mar.
Vista del Garraf
La bajada se me hizo bastante larga pero llegamos al Garraf sin problemas y dentro del tiempo programado para las 8 horas, cogimos un bocadillo y nos sentamos en un banco observando el mar que se encontraba justo delante de nosotros. Antes de volver a ponernos en marcha, dude si quitarme la camiseta de manga larga o no pero decidí dejármela y pasar un poco de calor antes que coger frio.
El mar a nuestros junto al avituallamiento
Reemprendimos la marcha pasando por la playa junto a unas casetas, giramos y cruzamos por debajo de una carretera para subir por una urbanización y llegar a los pies del Castell del Garraf. Pasado el castillo trotamos un poco aprovechando el terreno pero paramos rápidamente porque empezaba otro interesante tramo de la marcha, la pista se convirtió en un sendero ascendente. Al inicio nos encontramos algo de trafico así que me quede un pelín por detrás de Francisco, el se puso a tirar a un ritmo muy fuerte y me costaba bastante seguirle ( empezaba a notar la inactividad, aun así Francisco tira más fuerte que yo en subida) al ritmo que estábamos subiendo llegamos al final de la subida casi sin darnos cuenta. Francisco me espero ya que me había vuelto a encontrar gente y me había sacado unos metros, volví a dudar si quitarme la manga larga porque tenía bastante calor pero decidí aguantar hasta el avituallamiento.
Aprovechando que estábamos en una pista y hacia bajada nos pusimos a trotar otra vez, esta vez note molestias en la rodilla derecha pero como no iban a mas no le hize mucho caso. Acabada la bajada continuamos caminando hasta el avituallamiento ya que el camino era en ligera subida, llevábamos 22,78 kilómetros y en tiempo íbamos bastante bien. Justo cuando empezamos a bajar nos paramos para hacer una parada técnica, nos volvimos a poner a trotar y no paramos hasta llegar a  una carretera así que atravesamos un largo tramo de riera sin parar. En la carretera paramos de trotar porque había una rampa corta pero dura, al final de la subida el asfalto daba paso a la tierra y aprovechamos para subir el ritmo otra vez. Tardamos unos 20 min en llegar hasta el avituallamiento ya que el camino hacia un rodeo bastante amplio, una vez allí no nos entraba la butifarra así que decidimos que no íbamos a coger bocadillo e íbamos a continuar.

El tramo de subida hasta la Morella es espectacular ya que es un sendero muy empedrado que va subiendo en zigzag, la subida fue una nueva exhibición de fuerza de francisco. Se puso en cabeza y tiraba a un ritmo bastante fuerte, esta vez me costó más seguirlo así que pote a seguir a mi ritmo y tenerlo controlado con la vista. Al final del sendero llegamos a una pista en la que nos pusimos a trotar, cuando íbamos a empezar a subir el tramo final de pista le comente a francisco que yo tenía que parar para hacer una parada técnica larga. El me dijo que aprovecharía y haría lo mismo, nos salimos del camino y nos escondimos cada uno por un lado para ejercer nuestro derecho a parada de emergencia.Una vez aligerada la carga continuamos por la pista y llegamos hasta un desvió que nos llevo hasta la Morella, habían bastantes excursionistas así que tuve que esperar un poco para hacer fotos.

Subiendo hacia la Morella

La Morella (598m)
Proseguimos nuestro camino y nos dispusimos a iniciar el largo tramo de bajada, primero nos encontramos ciclistas que subían con la bici al hombro y después nos encontramos con los primeros que veíamos de la marcha corta. Esto nos hizo perder bastante tiempo ya que estábamos en un sendero y era muy difícil adelantar, suerte que se aparataron y pudimos pasar pero aun así seguimos pasando a gente. Llegamos a una zona del sendero en la que habían colocado cuerdas porque resbalaba bastante, llegamos una pista y pudimos apreciar que había bastante gente de la marcha corta delante nuestro. Aprovechando que el camino hacia subida comenzamos a adelantar gente, al final de la subida nos pusimos a trotar enseguida entramos en un sendero muy resbaladizo que nos llevo a una pista.
En la pista ya podíamos trotar con más comodidad, después de un buen tramo nos disponíamos a entrar en un nuevo sendero y nos encontramos con la mujer de Esteve. Le preguntamos por el pero nos dijo que no lo había visto, nos despedimos y entramos en el sendero que nos llevo hasta el avituallamiento. al llegar nos dimos cuenta que como habíamos enganchado a la gente de la corta  el avituallamiento estaba masificado, cogimos un gajo de naranja como pudimos y nos pusimos nuevamente en marcha. Empezaba el tramo final de bajada, empezamos un larguísimo sendero en el que nos pusimos a trotar y adelantar gente sin parar. El sendero zigzagueaba y la bajada era vertiginosa ya que en algunos tramos teníamos que hacer peripecias para adelantar a la gente que nos íbamos encontrando.
Afrontando el tramo final
 llegamos casi al final de la bajada y en un giro habían cambiado un tramo respecto al año pasado. Mucho mejor este año porque era un senderito que nos hizo llegar a la pista pero no se hacía tan pesado como el camino del año pasado, enseguida llegamos al último avituallamiento de la marcha. Cogimos unas chucherías y nos tomamos un vaso de zumo y nos pusimos nuevamente en marcha, íbamos sobrados para rebajar el tiempo que tenía previsto pero se nos presentaba la posibilidad de realizar el recorrido en 7 horas. Quedaban 2,5 km y 20 min para el tiempo, la gesta era complicada pero nos pusimos manos a la obra para ver si lo conseguíamos. Pasamos la urbanización sin parar de correr y cuando llegamos a la pista aun seguíamos, me costaba seguir el ritmo de francisco y me encontraba cansado de tanto correr. Aun así continuamos sin parar hasta Gava y llegamos a la línea de llegada con 7:02 horas asique no lo habíamos conseguido pero nos habíamos quedado a muy poco.
Después de la ducha cogí el coche y me fui a comer con ella, después volvimos los dos a Gava para participar en la fiesta del CEI en la que celebrábamos el tercer campeonato consecutivo.
45 kilómetros
3214 metros de desnivel acumulado
7:02 horas
En conclusión, la Marxa del Garraf no es excesivamente dura y además al ser una marcha que conozco no me pone nada nervioso el tener que hacerla. Como siempre ha sido un placer haber caminado junto a un gran compañero como francisco, ha sido una pena que Xavi no haya podido acompañarnos. La celebración con los compañeros del CEI para celebrar el tercer campeonato consecutivo ya que yo este año no he podido revalidar el título individual, el tiempo realizado simplemente espectacular para nada me esperaba rebajar mi tiempo del año pasado en 1:30H además los problemas físicos hoy me han respetado.
Foto de familia del CEI
 

 

viernes, 21 de septiembre de 2012

MATAGALLS - MONTSERRAT


La Travessa Matagalls-Montserrat és una caminada de resistència no competitiva que organitza anualment el Club Excursionista de Gràcia des de 1972. La travessa discorre per camins de muntanya entre la serralada del Montseny i el massís de Montserrat. La sortida és a Coll Formic (municipi de El Brull) a 1.145 metres d'alçada al peu del Matagalls i l'arribada és al Monestir de Montserrat a 709 metres.
L'objectiu consisteix en realitzar el recorregut que cobreix una distància de 83,4 Km i acumula un desnivell de 5.980 metres, en menys de 24 hores.
Originàriament es sortia des del cim del Matagalls (1.699 m.), però el 1998 es traslladà el punt de sortida per motius mediambientals. Seguint aquest criteri es limità la inscripció a 3.000 participants, tot i així alguns excursionistes opten per fer el recorregut per lliure.
La prova està organitzada pel Club Excursionista de Gràcia i començà l'any 1972, repetint-se biennalment als seus inicis i anualment des del 1989.
La travessa es creà en memòria de mossèn Jaume Oliveras i Brossa (1877-1957), un dels pioners del muntanyisme a Catalunya i que realitzà aquesta travessa per primera vegada el 4 d'agost del 1904. El recorregut de la travessa és el següent: Coll Formic (El Brull) - Aiguafreda - Sant Llorenç Savall - Vacarisses - Monistrol de Montserrat - Monestir de Montserrat.
*********************
Cinco, ya van cinco Matagalls –Montserrat, en el año 2008 cuando me preparaba para esta marcha no sabía si podría llegar a caminar tantos kilómetros seguidos. En aquella edición tardé 17:30 horas, nunca había estado tantas horas caminando y acabé hecho polvo.  Ahora y después de mi  5ª participación veo que cada año me voy superando. Yo no soy corredor ni voy a luchar por el primer puesto de ninguna marcha, pero siento una gran satisfacción personal cuando veo que puedo rebajar mis tiempos y que acabo 84 km perfectamente. Aquella primera Matagalls fue mi primer gran reto. Ahora quiero lograr cosas más importantes y trabajaré duro para lograrlo.

Como de costumbre acudí al lugar de salida con Xavi. Esta vez nos llevó su mujer y nos dejó en Coll Formic. Al irse la mujer de Xavi este se dio cuenta que se había dejado los palos en el maletero del coche. También vinieron con nosotros pero en diferente coche unos compañeros de Sta. Perpetua: Xavi Gutiérrez, Pepon, Toni y otro compañero que no me acuerdo como se llamaba (perdona company).
Después de comer nos sentamos un poco en la sombra a esperar que llegara la hora de salida y los compañeros del cei. Poco a poco iban llegando caras conocidas y el tiempo se hacía más ameno ya que tenias pequeñas conversaciones con unos y otros. Eran las 15:30 h y el autocar del cei no aparecía. ¿Les habría pasado algo? A las 16:00 h empezaron a dar las salidas por grupos de 25 personas. Antes habían salido los mayores de 60 años. En ese momento vimos a Emili y nos dijo que se habían tenido que bajar del autocar casi en marcha ya que sino no llegaban a la salida. Paco que salía a las 15:57 h había llegado por los pelos. Minutos antes de que nos tocara salir estuvimos hablando un poco con Juanito, Miquel, Emili, Vicenç y el Presi que estaban sentados cerca del arco de salida.
2 Frikis que se habian colado en la zona
Las 16:27 h, empieza el espectáculo. Los 25 valientes del cei nos disponemos a afrontar los 84,4 km y 6000 metros de desnivel acumulado de la Matagalls – Montserrat. Empiezan los problemas justo al salir nos dan una taza para que utilicemos en los avituallamientos, tengo que pedirle a Xavi que me la ponga en un lateral de la mochila para no tener que pararme. Un poco de atasco en el sendero de salida y llegamos a la carretera, montones de personas nos animan cuando encaramos el camino del Pla de la calma. De repente veo que Xavi se pone a trotar (que estamos en subida maldigo en mi interior) menos mal que se paró y continuamos a paso rápido, cuando llegamos al Pla de la Calma empezamos a trotar. Hasta el control del Trencall del Bellit trotábamos en llano y las bajadas, y caminábamos a un ritmo fuerte en las subidas. Nos juntamos Xavi, yo y otro compañero del club, Xavi Gutiérrez y los compañeros de Sta. Perpetua habían tirado fuerte para adelante.
Llegamos al primer control en el 7,9 kilometro en 58 min. Llevábamos 2 min. menos que la previsión que me había preparado. Al sacar la tarjeta de control no había manera de que el lector de códigos leyera la tarjeta de Xavi (a la 6ª fue la vencida) al salir del control encarábamos uno de los tramos nuevos de esta edición, una larga e interminable bajada que serpenteaba hasta llegar a Aiguafreda. Hicimos los 9,6 km de bajada todo el rato corriendo y nuestra única distracción era ir viendo las distintas perspectivas que ofrecía el cim del Tagamanent e ir viendo Aiguafreda al fondo.
 
Bajando hacia Aiguafreda con el Cim del Tagamanent al frente
Mientras íbamos bajando me di cuenta de que Xavi no era el de otras veces ya que le costaba bastante seguir el ritmo. Le pregunté que le pasaba y me dijo que tenía flato. Al llegar al avituallamiento (Sant Martí de Centelles) le pregunté si se encontraba algo mejor y me dijo que si, cogí algo de comer y me saque una piedra de la bamba y nos pusimos en marcha.
Ya llevábamos 17,5 km y 1:55 horas
Al salir del avituallamiento y cuando ya estábamos en la pista que sube al Pla de la Garga, Xavi dijo que estaba pensando muy seriamente en abandonar ya que sus sensaciones no eran buenas. Siempre que yo me he retirado o me he encontrado mal él me da ánimos a mí así que en esa ocasión intenté animarlo. Le dije que ya había pasado por situaciones chungas en otras marchas y que estaba seguro que esas molestias no lo iban a parar.
La subida hasta el Pla de la Garga no es muy dura pero si vas un poco tocado se te puede atragantar. Le dejé un palo a Xavi y cogimos un ritmo tranquilo y fuimos subiendo. En el tramo final de la subida parecía que Xavi ya se encontraba algo mejor porque tiraba con más fuerza.
Vistas desde el Pla de la Garga
Llegamos al control y parecía bastante recuperado. Continuamos y después de pasar por una granja y meternos en una pista, Xavi se puso a vomitar, me dijo que me fuera que si no no llegaría a tiempo para ir a trabajar. Me sabía mal dejarlo así y me resistía a irme solo. Pasado can Janot le dije si podíamos probar a trotar un poco. A mitad de la bajada me dijo que ya no podía más que tirara para adelante, muy a mi pesar tuve que hacerle caso y continuar solo. Antes de irme le di ánimos y le dije que seguro que se recuperaba y me pillaba más adelante. Me había quedado solo y afrontaba un nuevo reto conseguir mi objetivo sin compañía en la soledad de la noche.
Cuando llegué a la carretera me encontré con Pepon, me dijo que lo tenía que dejar porque le había dado un tirón. Otro máquina que tenía problemas. Lo saludé y continué mi camino. El tramo de subida por las piedras y por el sendero se me atragantó un poco pero cuando llegué al llano intenté caminar todo lo rápido que podía para ganar algo de tiempo. Después de una vertiginosa bajada por sendero dejando paso a las máquinas que querían pasar corriendo me encontré con Paco (le había dado caña porque me costó 23 km pillarlo) Me dijo que tenía problemillas en el gemelo porque había forzado demasiado en la primera bajada y justo cuando me estaba contando eso va y le da una patada a un tronco que había en el suelo (hay que tener mala suerte) por suerte solo fue el golpe y pudimos continuar. Al llegar a la pista me dijo que tirara que yo tiraba más fuerte. Le dije que Xavi no venía muy lejos y se podrían juntar para no caminar solos de noche.
Antes de anochecer pude disfrutar de las vistas
Poco a poco iba anocheciendo y me dio tiempo justo de llegar al control de la casa de la rovireta sin tener que ponerme el frontal. Me paré un momento, me puse el frontal y los cascos haber si podía escuchar el partido del Barça. Hasta Coll de Poses fui escuchando el partido y así se me hizo el camino más corto ya que casi sin darme cuenta llegué al avituallamiento. Este año no había tanta comida como en otras ediciones (se nota la crisis). Comí alguna cosa y me senté a cambiarme los calcetines. Suerte que me los cambié porque les había hecho un pedazo de agujero en el dedo gordo. Salía de Coll de poses justo en el tiempo que me había programado que iba a llegar así que iba muy bien de tiempo.
Antes de continuar llame a mi mujer para comunicarle que me había quedado solo. Tras cruzar la carretera y pasar el tramo de sendero me metí en la pista que sube hacia el Coll de Matafaluga. Cuando llevaba unos pocos metros y me estaba peleando con la radio por escuchar bien el futbol me tocaron la espalda, era Toni uno de los compañeros de Sta. Perpetua (al menos no iba a ir solo y tendría a alguien con quien charlar) El largo camino que había hasta el control me lo pase explicándole como eran los tramos que se iba a encontrar ya que era su primera Matagalls y como creia yo que tendría que actuar él en cada uno de ellos. Llegamos al control y vimos que tenían una tele (estaban viendo Barça Tv). Cogimos algo de beber y en marcha de nuevo. Hicimos el tramo técnico de piedras sin mayor dificultad y después atravesamos el bosque por los senderos para ir a parar a la pista. Justo cuando llevábamos unos 500 metros y en medio de la pista, nos encontramos un grupo que habían montado allí un chiringuito y vendían refrescos para los que quisieran comprarlos (alguno que fuera tocado seguramente le fue bien).
La larguísima y serpenteante bajada por pista hasta Sant Llorenç de Savall la hicimos trotando y caminando a ritmo rápido. Nos pasamos toda la bajada hablando de nuestros trabajos ya que los dos trabajamos en casi lo mismo. Siempre que entras en Sant Llorenç te sorprende el ambiente que hay, pero a alguien que no ha hecho nunca la marcha le sorprende todavía más y este era el caso de Toni, quedó muy sorprendido de la cantidad de gente que había. Después de comer algo y reponer fuerzas Toni me dijo que se iba a mirar el pie ya que le molestaba un poco. Cuando se quito el calcetín vio que tenía una uña rota y me dijo que él se iba a quedar un rato a descansar. Otra vez me quedaba solo y otra vez me tenía que despedir de otro compañero. Iba 10 min. por encima de mi previsión y se acercaba el segundo tramo nuevo de esta edición. Decidí apretar un poco el acelerador en el tramo conocido ya que sabía donde podía apretar y donde tenía que reservar. En la subida reservé un poco pero en la bajada me lanzé al trote. Al pasar por una casa que hay en medio del camino me llevé una ovación, al igual  que los que venían por detrás de mí. Un poco más adelante y en medio de un campo los de una casa habían puesto un avituallamiento, aproveche y cogí algo. Justo antes de desviarme hacia el tramo de subida tuve que avisar a un grupo que se había pasado el desvío. Pasé bastante bien el tramo de subida y continué a paso rápido para atravesar las calles de una urbanización. Al salir de la urbanización seguí trotando hasta llegar al control, ya llevaba 51, 3 km y había recuperado tiempo ya que iba 15 min. por debajo de lo que tenía previsto.
Seguí un poco más por la pista y después me metí en la riera. En este tramo tuve que estar muy atento a las marcas para no despistarme. Cuando salí de la riera pasé junto a la ermita de las arenes y a partir de ese punto comenzaba la 2ª modificación de recorrido de esta edición. Nos metimos en un sendero que era muy llevadero ya que era llano y en algunos sitios había bajada. A mi ese tramo me estaba mosqueando bastante ya que si bajábamos tanto después tendríamos que subir. Efectivamente cuando llegué a un cruce de camino cogí una pista a la derecha. La pista se me hizo interminable porque subía y subía y después se convertía en una larga serie de toboganes. Lo pasé bastante mal para llegar al control pero al final lo conseguí. En el control había una cartel que indicaba que el avituallamiento estaba a 1,5 km, lo que no indicaba es que antes de llegar teníamos que hacer una pedazo de subida por un sendero empedrado.  Pasada la subida enseguida llegué al avituallamiento (Camí Moliner, famoso avituallamiento de los donuts). Me bebí un par de vasos de zumo y me comí un donut. Cuando me iba a sentar para cambiarme los calcetines me di cuenta de que allí estaba Jesús otro compañero de club. Me dijo que no se encontraba muy fino y que se iba a tumbar un poco, hablé un poco con él mientras me cambiaba los calcetines. Cuando terminé me despedí de Jesús y me dispuse a continuar. Cuando llevaba unos pocos pasos ¡sorpresa! Xavi Gutiérrez estaba allí estirando (no me esperaba encontrarle ya que es una máquina) le dije que se dejara de estiramientos y que se viniera conmigo.
Me contó que se había tumbado 45 min. a dormir porque no podía aguantar el sueño y que lo había pasado bastante mal en la subida. Al menos me encontraba a otro compañero y estaba seguro que llegaríamos juntos hasta Montserrat. Pasamos la urbanización al trote y después de cruzar la carretera pasamos la siguiente urbanización a buen ritmo. La subida hasta el collet del queixal le estuve explicando lo que quedaba hasta Montserrat, era su primera Matagalls, y casi sin darnos cuenta llegamos al control.
Llevábamos 66,5 kilómetros y 30 min. por debajo de mi previsión de tiempo.
Le dije a Xavi G. que no se fiara que el año pasado en el tramo que íbamos a afrontar ya perdimos mucho tiempo. Por suerte y a pesar de que se hizo interminable por sus innumerables senderos y tramos de bajadas técnicas, hicimos el tramo sin trotar pero a un paso muy vivo lo que nos permitió mantener los 30 min de margen. Cuando llegamos al control de les vendranes parecía que estábamos llegando a un puticlub porque tenían puesta una flecha de neón de color azul que nos indicaba el camino de entrada al control y otra que nos indicaba el de salida. Justo antes de encarar el pequeño tramo de bajada hasta la riera me tuve que parar un par de veces a sacarme una piedra y atarme las botas. Pasado el tramo de bajada llegamos al tramo de subida, una subida que no es muy larga pero que se atraganta bastante. Cuando llegamos al final de la subida nos tuvimos que sentar ya que Xavi G. estaba bastante tocado. Le ofrecí una chuchería y eso parece que le dio un chute de energía ya que se recuperó bastante bien. En poco rato llegamos a Vacarisses. Xavi G. se preparó una bebida energética y yo me tomé un par de plátanos. Nos pusimos nuevamente en marcha pero al poco de haber arrancado me tuve que parar a ponerme la chaqueta porque me entró frio. Xavi G. se distanció un poco y tuve que apretar un poco el paso para pillarlo. Justo cuando llegábamos a la estación de Vacarisses unos tios hicieron una cosa muy rara, dejaron el camino y rodearon la estación para volver al camino nuevamente (no tendrían bastante con lo que llevábamos). No había muchas ganas de trotar así que me puse a caminar rápido con la ayuda de los palos y pasamos el tramo hasta la carena hostal de la creu casi sin darnos cuenta. Solo quedaban 6 km. y Xavi G. empezó a bajar la bajada de la calzada romana a un ritmo endiablado. Yo le seguía de lejos pero le dije que no quería forzar y quería reservar fuerzas para la última subida. Cuando llegamos a Monistrol y antes de cruzar el rio me paré a quitarme la chaqueta para no sudar en exceso.
Llevé a Xavi G. por el atajo que evita subir por el centro de Monistrol y llegamos al inicio del tramo final. No sabía cómo me iba a encontrar en la subida así que decidí que el primer tramo lo haría con calma. Hasta llegar a la pista de l’aigua Xavi G. y yo íbamos a un ritmo parecido pero después de pasar el último control y encarar el camino del tres cuartos, Xavi G. hizo un cambio de ritmo que no pude seguir y se me iba distanciando cada vez más. Otra vez me estaba volviendo a entrar una pájara en la subida final a Montserrat. Me costó bastante pasar el tramo de las rocas, suerte que al llegar donde se suaviza el camino me recuperé un poco. Intenté aumentar el ritmo aprovechando que era llano pero lo único que conseguí fue acercarme un poco a Xavi G. Al empezar el tramo de escaleras lo veía a lo lejos pero como me iba quedando sin fuerzas se me distanció nuevamente. Al igual que en la Gracia- Montserrat lo pasé bastante mal en el tramo de escaleras, pero a diferencia de aquella vez podía tirar un poco más rápido. Llegué al tramo de escaleras anchas y me iba auto animando. Después de un buen esfuerzo por fin acabaron las escaleras, al llegar a la recta que lleva hasta el cremallera escuché los gritos de ánimo de mi mujer y eso me inyectó la chispa de energía que me faltaba para poder acabar. El tramo final de escaleras lo hice corriendo. Al llegar arriba me esperaba la alfombra roja como si fuera una estrella de Hollywood. Lo había conseguido 16:56 horas. 14 min. menos de lo que tenía programado. Xavi G se acercó y me felicitó. Después estuve hablando un rato con Patrick. Me despedí de los dos y mi mujer me llevó para el trabajo ya que tenía que ir a trabajar.
84,4 kilómetros
6000 metros desnivel acumulado
14:56 Horas
En conclusión, me he encontrado de maravilla ya que no he tenido ningún problema en la pierna. El único pero, son las pequeñas pájaras que me dan de las que por suerte me recupero bastante bien. Me ha sabido muy mal no poder terminar con Xavi Torrijos pero he tenido la suerte de poder compartir camino con grandes compañeros como: Paco, Toni y Xavi Gutiérrez. No sé cuando volveré a hacer otra marcha larga pero me seguiré preparando para el próximo gran objetivo el Utmb.
Dar las gracias como siempre a mi mujer por haber madrugado otra vez más. Ya van ....

miércoles, 29 de agosto de 2012

TRAVESSA BORGES - MONTBLANC


La operación retorno no solo es para los coches sino también para los amantes de las marchas de resistencia. Con la Travessa Borges – Montblanc se da inicio al 2º ciclo de marchas de la copa catalana.
Quedé con Juanito para ir juntos a las Borges. También recogimos a Vicenç y fuimos los 3 en el coche.
Al llegar a las Borges nos sorprendió la temperatura ya que después de unas semanas con bastante calor al bajar del coche notamos frio. Después de recoger los dorsales y las bolsas de corredor nos fuimos a desayunar algo. Al salir del bar empezaron a llegar compañeros del club, muchos conocidos y bastantes que no conocía ya que somos muchos socios en el CEI.
A las 7:00 h dieron la salida, en principio salimos caminando tranquilamente pero como no, Juanito nos animó y nos pusimos a trotar. Formamos un cuarteto en el cual íbamos Juanito, Francisco, Vicenç y yo. Campos y mas campos eso es lo que nos fuimos encontrando hasta llegar al primer control que estaba situado junto a la ermita de san salvador.
ermita de San Salvador
Una ración mas de caco (caminar y correr) por interminables campos mientras hablábamos de ciclismo y nos reíamos con las bromas de Juanito nos llevaron a un nuevo avituallamiento. El fresquito que nos había acompañado los primeros kilómetros poco a poco daba paso al calor. Después de pasar bajo las vías del tren el camino cambió por fin ya que pasamos de caminar por campos a caminar por una carretera asfaltada que iba paralela a la autopista. Después de unos 10 km prácticamente llanos hicimos un tramo de subida. La carretera nos llevó hasta el pueblo de L’Albi. Después de marcarnos la tarjeta de paso nos hicieron subir hasta la plaza del pueblo, el avituallamiento que había allí era una maravilla, montones de cajas de cruasanes normales y de chocolate, chucherías y zumos. Vamos para que adelgazáramos haciendo la marcha.
con estos avituallamientos quien adelgaza
Después de atiborrarnos en el avituallamiento proseguimos nuestro camino. Salimos del pueblo y pasamos junto a otra pequeña ermita. Juanito se nos había adelantado ya que había salido antes que nosotros del avituallamiento, lo atrapamos un poco más adelante para pasar un tramo de granjas de cerdos que desprendían un aroma bastante desagradable. De nuevo estábamos todos los componentes del cuarteto junto. El siguiente tramo más de lo mismo llano y más llano hasta llegar a una especie de merendero que estaba escavado bajo las rocas. Tras salir del avituallamiento por fin cambió algo el recorrido ya que hicimos una subida bastante larga aunque no muy dura, tras la subida un poco más de táctica caco y llegamos al Vilosell. Otro oasis en el desierto ya que el calor empezaba a hacer mella y el agua que pudimos beber allí sentó de lujo, también había comida por un tubo pero solo apetecía beber.
Antes de salir del Vilosell, Francisco tuvo que parar para ir al servicio, Juanito aprovechó para adelantarse un poco. Justo cuando íbamos a arrancar aparecieron 2 compañeros de rubí (los padres de Sergi) y seguimos con ellos. A la salida del pueblo había un tramo bastante largo de bajada así que nos costó enganchar a Juanito ya que iba trotando. Casi sin darnos cuenta llegamos al control del mas de la cova, aquí no pude más y tuve que parar a hacer una técnica larga. Los compañeros se habían distanciado y me costó casi 10 min. engancharlos. Primero pillé a Francisco y Vicenç que habían caminado algo más despacio para facilitarme que les pudiera coger. A Juanito lo atrapamos justo antes de llegar al pueblo de Vimbodi. Tras cruzar el pueblo (muy bonito) y seguir un rato por carretera llegamos a un merendero que estaba junto a la ermita de Mare de Deu dels Torrents .
Cruzando Vimbodi
Un refrescante vaso de coca cola  fue lo primero que pedí en el control, hasta 3 más me bebí debido al calor que tenía. También cogí un bocadillo pero no pude terminármelo. Tras reponer fuerzas me cambié los neumáticos y les dije a los compañeros que si continuábamos. Francisco no se encontraba muy bien del estómago y había tenido que ir al servicio otra vez. Cuando salimos del entorno de la ermita pasamos junto a una especie de caseta y allí había 3 perros que suerte que estaban atados que si no se nos hubieran tirado encima. Después de pasar un bosque por un sendero salimos a un camino ancho que nos condujo hasta el castillo de Milmanda. Dentro del castillo había un nuevo control de paso y daban a probar vino dulce, a mi no me gusta el vino así que no lo probé.
llegando al castillo de Milmanda
 A la salida del castillo y a la sombra de un árbol había un avituallamiento, el agua estaba bien fresquita así que sentó de maravilla. Atravesamos unos viñedos y cogimos un camino que coincide con el camino de Sant Jaume para llegar a la carretera que lleva al monasterio de Poblet. En el monasterio como siempre había multitud de curiosos que preguntaban qué estaba pasando. Aprovechamos una fuente que había para remojarnos la cabeza, el calor era fuerte pero nos dirigíamos a una novedad de la marcha ya que habían suprimido el tramo que subía a la ermita de Sant Joan debido al riesgo de incendio.
Monasterio de Poblet
 El tramo nuevo empezaba justo a la altura donde debíamos desviarnos para subir hacia la ermita, aquí en vez de desviarnos continuamos por el camino que llevábamos. 2 o 3 pequeñas rampas cimentadas nos llevaron a un claro donde teníamos una bonita panorámica de la conca de barbera, enseguida llegamos a un desvio y iniciamos una larguísima bajada en la cual dejamos atrás a Juanito. Al llegar al final de la bajada llegamos a un pueblo y nos despistamos un poco ya que no vimos una señal que nos desviaba hacia la derecha y nosotros fuimos hacia la izquierda, rectificamos nuestro error y proseguimos nuestro camino. Preguntamos a un compañero si había visto a Juanito y nos dijo que ya había pasado. Francisco y yo nos pusimos manos a la obra para ver si contactábamos con él. Vicenç lo estaba pasando mal porque tenía molestias. Contactamos con Juanito justo antes de llegar al último avituallamiento de la marcha. Esperamos a que llegara Vicenç mientras refrescábamos nuestra seca garganta con abundante agua. Quedaban 4 km. y el calor era bastante fuerte. Suerte que una nube cubrió el sol durante un buen rato y nos permitió superar una subida que nos encontramos por sorpresa y que nos costó un poco pasar. Los últimos 2 km. antes de entrar a las calles de Montblanc los hicimos bajo un sol de justicia.

Por fin entramos a Montblanc, pasamos junto a sus murallas y junto a la puerta donde se originó la leyenda de Sant Jordi.
murallas de Montblanc
A la llegada nos pusieron una medalla justo antes de tomarnos el tiempo. Cogimos algo de beber y las mochilas para ir a la ducha. Las duchas estaban en la piscina municipal que estaba a 1 km. de donde estábamos. Cuando íbamos hacia las duchas vimos como llegaba Víctor. Tras salir de las duchas nos tuvimos que esperar hasta las 16:20 h. a que llegara el autocar que nos iba a llevar de vuelta a las Borges. Antes de que llegara el autocar pudimos saludar a varios compañeros que iban llegando. Cuando llegó el autocar nos llevó hasta las Borges y de vuelta para casa.
51,4 kilómetros + 2 km. de ir y volver de las duchas
2279 metros de desnivel acumulado
7:58 horas
En conclusión, esta marcha es una vuelta a la actividad tras las vacaciones y pese a que no es dura se te puede atragantar por el calor y por la inactividad de las vacaciones. Mis sensaciones han sido buenísimas ya que no me ha molestado la pierna izquierda en ningún momento. Me molestó la rodilla derecha en algún momento debido a la postura casi siempre igual que hay que llevar por el perfil de la marcha. Como siempre es un placer poder compartir km. con los compañeros del club. Esta vez hicimos juntos toda la marcha Juanito, Francisco, Vicenç y yo. También he podido hablar y saludar a Esteve, Betlem, Pedro, Fermi, Pep, Paco, Ramón , Juanjo, Víctor y Manel Martín.
 

sábado, 25 de agosto de 2012

CARRERA VUELTA AL ULTIMO BUCARDO


Navegando por internet descubrí  que organizaban una carrera de montaña en Linas de Broto. Como íbamos a pasar unos días por la zona decidí apuntarme aun sabiendo que yo no soy corredor y que  aquello era una carrera de montaña.

La carrera “Vuelta al último Bucardo” es una carrera que organizan, Amador y Encarna con la colaboración del Albergue el Último Bucardo. La carrera  es un circuito que da la vuelta al puerto de Cotefablo mostrando unas impresionantes vistas de la zona del macizo de Tendeñera y el parque nacional de Ordesa y Monte Perdido.

El sábado por la tarde subí hasta el pueblo de Linas de Broto para asistir a la charla técnica de la carrera. Me gusta saber por dónde voy a pasar y de qué forma esta marcado el circuito para después no llevarme sorpresas desagradables.

La hora de la carrera había llegado. Llegué a Linas y tras aparcar el coche me dirigí hacia la salida. El ambiente era de fiesta total ya que todo el pueblo se había volcado en la carrera y por megafonía se amenizaba la espera con música motivante. Me puse  a estirar un poco antes de dirigirme al corralito y prepararme para la salida.
A las 9:30 h. y tras una cuenta atrás dieron la salida. Para estirar a los corredores más rápidos,  primero se tenía que dar una vuelta al campo de fútbol.  Yo sabía que tarde o temprano iría el último junto a los escobas, lo que no me esperaba era que antes de acabar la vuelta al campo de futbol ya iba el último.
Pude trotar bastante bien hasta el km 2, ya que aunque íbamos por sendero se podía correr bastante bien. Tras este tramo entre en la pista Buxosa que en larga bajada me llevó hasta la pista de la Selva y comenzar un tremendo sube y baja que me condujo hasta el km 4. (continuaba siendo el ultimo y además destacado jajaja) a partir de este punto comenzaba mi terreno “ la subida”. El primer tramo subía suave atravesando la demoniada selva de fragen,  un frondoso bosque de hoja caduca. El sendero continuaba en ascenso hasta llegar al sarrato de llosa. Mis sensaciones en la subida eran bastante buenas pese a los problemas que arrastro en la pierna izquierda.
El camino continuaba por una subida por camino de uso ganadero repleto de grandes rocas y pasos complicados para los tobillos humanos, aquí pude atrapar a un tío que iba por delante y subía bastante más despacio que yo. Tras un largo rato subiendo el bosque desaparecía y daba paso a la ladera de la montaña, el Pilupin, punto más alto de la carrera, aparecía ante mis ojos. Desde allí no parecía que fuera muy dura la subida, el camino se suavizo y llaneaba. El problema era que quería trotar pero no me atrevía por la gran cantidad de rocas sueltas. El tío al que había pasado con facilidad en la subida me dio a probar de mi misma medicina ya que me paso corriendo  a todo trapo.
Recorriendo la ladera en direccion al Pilupin
Después de un buen rato llaneando llegué al punto de la carrera donde te daban a elegir si seguir el itinerario normal o optar por coger un bucle que te evitaba unos km. Dado que había llegado allí con 5 min. de margen del cierre y que en el km 18 había otro corte a las 3 h. de carrera decidí coger el bucle que atajaba. Al parecer había sido el único que había cogido el bucle pero prefería eso a tenerme que retirar una vez más. Proseguí con el escoba y siguiendo la loma de la montaña fuimos a parar a un nuevo control de paso. Gracias al bucle había pasado de ser el último a ser el 14. La verdad es que no me importaba la posición ya que sabía que en la bajada iba a ser adelantado por mucha gente. Proseguí mi camino y cada vez tenía más cerca el Pilupin.
 
Inicio de la subida con impresionantes vistas a mi espalda
Para llegar a la cima  me enfrenté a una durísima subida por hierba de prado y grandes piedras. A medida que me iba acercando a la cima la subida se hacía más dura y hubo puntos en los que casi casi iba a gatas.
Sufriendo para llegar a la cima
 Justo antes de llegar a la cima me encontré un avituallamiento. Una vez en la cima las vistas son amplias (Ordesa y Monte perdido, Tendeñera, Telera ….
Espectaculares vistas
En la cima del Pilupin 2007 metros
En la charla habían avisado que el descenso del Pilupin hasta el fondo Pilupin iba a ser complicado. No me esperaba yo que fuera tanto. Desde la cima tuve que bajar por la falda de la montaña la cual estaba realmente inclinada. Cuando llegué al fondo Pilupin me hicieron desviarme para subir a una pequeña cima llamada a fazera. Yo pensaba que más complicado que bajar del Pilupin no iba a haber nada pero me equivocaba. Una larguísima bajada por la ladera de la montaña al estilo cabra montesa ya que la bajada era realmente inclinada. Yo no soy un buen bajador y bajaba andando a paso lo más rápido posible. Me gustaría poder bajar como bajaban la mayoría de los que me pasaron ya que bajaban corriendo y sin ningún problema mientras yo bajaba andando y clavando la punta de los pies para no caerme. Cuando llegué al camino pensé que podría trotar un rato pero me fue imposible ya que el camino era llano pero el piso no era firme que digamos y estaba repleto de piedras y se hacía muy fácil torcerse el pie.
Vertiginoso descenso
 Al poco tiempo de coger la pista llegué a un avituallamiento. Era el primer avituallamiento que encontraba con algo sólido así que aproveché para recargar energías pues aun quedaban unos 6 km. Volví a pensar en trotar aunque fuera algún km pero cuando lo intenté desistí porque sentía malestar. Preferí continuar a un paso rápido y acabar la carrera que era lo que me interesaba. Antes de llegar al control que estaba sobre el túnel de cotefablo tuve que enfrentarme a una corta pero dura subida por un sendero muy empedrado. Después  de una bajada técnica, un largo tramo de subida por pista bajo un sol de justicia que hacia mella en mi condición física. Por fin llegué al control de cotefablo y me disponía a iniciar el último tramo. Me dijeron en el control que todo era bajada pero lo que no me avisaron era el tipo de bajada que me iba a encontrar.
Ultimo tramo de pista corrible 100%
El primer tramo de la bajada unos 2 km era por una serie de senderos muy inclinados y repletos de piedras. El siguiente tramo hasta llegar hasta casi la entrada del pueblo era un camino algo más ancho pero con bajada muy técnica y zonas muy empedradas. En el camino me pasaron unos 10 o 12 corredores/as ya que yo bajaba andando para preservar mis piernas que ya estaban muy resentidas. Se me hizo bastante largo ya que iba escuchando todo el rato la megafonía de la línea de meta animando a los corredores que iban llegando.
Cuando ya casi estaba a la entrada del pueblo me hicieron hacer un gran rodeo para evitar la carretera cruzándola por debajo. Tras cruzar la carretera llegué a una pista asfaltada (por fin asfalto, un descanso para mis maltrechos pies). La llegada al pueblo la hice por un inclinado camino cimentado el cual subí al principio sufriendo y al final muy animado por los gritos de aliento de la gente del pueblo. La llegada apoteósica por la calle principal del pueblo y siendo vitoreado por la gente y como cumbre nombrándome por mi nombre cuando hacia acto de presencia en la línea de meta, “ Con el nº 49, Blas Sama Muñoz, de Mollet del Vallés”
 19 KM
1285 METROS DE DESNIVEL POSITIVO
3:57 HORAS
En conclusión, la carrera pese a ser la primera edición que se hacia esta muy bien organizada. Mis sensaciones en la pierna izquierda han sido bastante buenas aunque ya para el final me dolía un poco. Tomé una gran decisión al bajar andando los últimos 5 km. ya que me enteré al final que mucha gente se había caído. Por fin he podido acabar una carrera en Huesca, así que súper motivado de cara a próximos retos.
 
Breve historia sobre el bucardo:
Se trata (se trataba) de una subespecie-tipo de la cabra montés ibérica, que parece tener su origen en el valle de Broto.. En el siglo XIV se contaban rebaños de hasta 500 ejemplares.
· En el XVIII se encontraba en el pirineo oscense, leridano y el Pirineo central de Francia. La caza abusiva hace que en 1860 la especie desaparezca de Francia y en España se limita a los macizos de la Maladeta y el Mte. Perdido.
 
· Hacia 1910 desaparece del macizo de la Maladeta quedando unas decenas de ejemplares relegados a la zona del Monte Perdido.
· En 1918 se prohíbe su caza (ya quedaban menos de 40 ejemplares).

· En 1994 se inicia el Plan de Recuperación del bucardo, (el número de ejemplares podría ser de 10).
· Fin de una especie. Otra más. El último Bucardo fue una hembra, se llamaba Laña y murió aplastada por un árbol en Ordesa, en los primeros días del año 2000.