viernes, 21 de septiembre de 2012

MATAGALLS - MONTSERRAT


La Travessa Matagalls-Montserrat és una caminada de resistència no competitiva que organitza anualment el Club Excursionista de Gràcia des de 1972. La travessa discorre per camins de muntanya entre la serralada del Montseny i el massís de Montserrat. La sortida és a Coll Formic (municipi de El Brull) a 1.145 metres d'alçada al peu del Matagalls i l'arribada és al Monestir de Montserrat a 709 metres.
L'objectiu consisteix en realitzar el recorregut que cobreix una distància de 83,4 Km i acumula un desnivell de 5.980 metres, en menys de 24 hores.
Originàriament es sortia des del cim del Matagalls (1.699 m.), però el 1998 es traslladà el punt de sortida per motius mediambientals. Seguint aquest criteri es limità la inscripció a 3.000 participants, tot i així alguns excursionistes opten per fer el recorregut per lliure.
La prova està organitzada pel Club Excursionista de Gràcia i començà l'any 1972, repetint-se biennalment als seus inicis i anualment des del 1989.
La travessa es creà en memòria de mossèn Jaume Oliveras i Brossa (1877-1957), un dels pioners del muntanyisme a Catalunya i que realitzà aquesta travessa per primera vegada el 4 d'agost del 1904. El recorregut de la travessa és el següent: Coll Formic (El Brull) - Aiguafreda - Sant Llorenç Savall - Vacarisses - Monistrol de Montserrat - Monestir de Montserrat.
*********************
Cinco, ya van cinco Matagalls –Montserrat, en el año 2008 cuando me preparaba para esta marcha no sabía si podría llegar a caminar tantos kilómetros seguidos. En aquella edición tardé 17:30 horas, nunca había estado tantas horas caminando y acabé hecho polvo.  Ahora y después de mi  5ª participación veo que cada año me voy superando. Yo no soy corredor ni voy a luchar por el primer puesto de ninguna marcha, pero siento una gran satisfacción personal cuando veo que puedo rebajar mis tiempos y que acabo 84 km perfectamente. Aquella primera Matagalls fue mi primer gran reto. Ahora quiero lograr cosas más importantes y trabajaré duro para lograrlo.

Como de costumbre acudí al lugar de salida con Xavi. Esta vez nos llevó su mujer y nos dejó en Coll Formic. Al irse la mujer de Xavi este se dio cuenta que se había dejado los palos en el maletero del coche. También vinieron con nosotros pero en diferente coche unos compañeros de Sta. Perpetua: Xavi Gutiérrez, Pepon, Toni y otro compañero que no me acuerdo como se llamaba (perdona company).
Después de comer nos sentamos un poco en la sombra a esperar que llegara la hora de salida y los compañeros del cei. Poco a poco iban llegando caras conocidas y el tiempo se hacía más ameno ya que tenias pequeñas conversaciones con unos y otros. Eran las 15:30 h y el autocar del cei no aparecía. ¿Les habría pasado algo? A las 16:00 h empezaron a dar las salidas por grupos de 25 personas. Antes habían salido los mayores de 60 años. En ese momento vimos a Emili y nos dijo que se habían tenido que bajar del autocar casi en marcha ya que sino no llegaban a la salida. Paco que salía a las 15:57 h había llegado por los pelos. Minutos antes de que nos tocara salir estuvimos hablando un poco con Juanito, Miquel, Emili, Vicenç y el Presi que estaban sentados cerca del arco de salida.
2 Frikis que se habian colado en la zona
Las 16:27 h, empieza el espectáculo. Los 25 valientes del cei nos disponemos a afrontar los 84,4 km y 6000 metros de desnivel acumulado de la Matagalls – Montserrat. Empiezan los problemas justo al salir nos dan una taza para que utilicemos en los avituallamientos, tengo que pedirle a Xavi que me la ponga en un lateral de la mochila para no tener que pararme. Un poco de atasco en el sendero de salida y llegamos a la carretera, montones de personas nos animan cuando encaramos el camino del Pla de la calma. De repente veo que Xavi se pone a trotar (que estamos en subida maldigo en mi interior) menos mal que se paró y continuamos a paso rápido, cuando llegamos al Pla de la Calma empezamos a trotar. Hasta el control del Trencall del Bellit trotábamos en llano y las bajadas, y caminábamos a un ritmo fuerte en las subidas. Nos juntamos Xavi, yo y otro compañero del club, Xavi Gutiérrez y los compañeros de Sta. Perpetua habían tirado fuerte para adelante.
Llegamos al primer control en el 7,9 kilometro en 58 min. Llevábamos 2 min. menos que la previsión que me había preparado. Al sacar la tarjeta de control no había manera de que el lector de códigos leyera la tarjeta de Xavi (a la 6ª fue la vencida) al salir del control encarábamos uno de los tramos nuevos de esta edición, una larga e interminable bajada que serpenteaba hasta llegar a Aiguafreda. Hicimos los 9,6 km de bajada todo el rato corriendo y nuestra única distracción era ir viendo las distintas perspectivas que ofrecía el cim del Tagamanent e ir viendo Aiguafreda al fondo.
 
Bajando hacia Aiguafreda con el Cim del Tagamanent al frente
Mientras íbamos bajando me di cuenta de que Xavi no era el de otras veces ya que le costaba bastante seguir el ritmo. Le pregunté que le pasaba y me dijo que tenía flato. Al llegar al avituallamiento (Sant Martí de Centelles) le pregunté si se encontraba algo mejor y me dijo que si, cogí algo de comer y me saque una piedra de la bamba y nos pusimos en marcha.
Ya llevábamos 17,5 km y 1:55 horas
Al salir del avituallamiento y cuando ya estábamos en la pista que sube al Pla de la Garga, Xavi dijo que estaba pensando muy seriamente en abandonar ya que sus sensaciones no eran buenas. Siempre que yo me he retirado o me he encontrado mal él me da ánimos a mí así que en esa ocasión intenté animarlo. Le dije que ya había pasado por situaciones chungas en otras marchas y que estaba seguro que esas molestias no lo iban a parar.
La subida hasta el Pla de la Garga no es muy dura pero si vas un poco tocado se te puede atragantar. Le dejé un palo a Xavi y cogimos un ritmo tranquilo y fuimos subiendo. En el tramo final de la subida parecía que Xavi ya se encontraba algo mejor porque tiraba con más fuerza.
Vistas desde el Pla de la Garga
Llegamos al control y parecía bastante recuperado. Continuamos y después de pasar por una granja y meternos en una pista, Xavi se puso a vomitar, me dijo que me fuera que si no no llegaría a tiempo para ir a trabajar. Me sabía mal dejarlo así y me resistía a irme solo. Pasado can Janot le dije si podíamos probar a trotar un poco. A mitad de la bajada me dijo que ya no podía más que tirara para adelante, muy a mi pesar tuve que hacerle caso y continuar solo. Antes de irme le di ánimos y le dije que seguro que se recuperaba y me pillaba más adelante. Me había quedado solo y afrontaba un nuevo reto conseguir mi objetivo sin compañía en la soledad de la noche.
Cuando llegué a la carretera me encontré con Pepon, me dijo que lo tenía que dejar porque le había dado un tirón. Otro máquina que tenía problemas. Lo saludé y continué mi camino. El tramo de subida por las piedras y por el sendero se me atragantó un poco pero cuando llegué al llano intenté caminar todo lo rápido que podía para ganar algo de tiempo. Después de una vertiginosa bajada por sendero dejando paso a las máquinas que querían pasar corriendo me encontré con Paco (le había dado caña porque me costó 23 km pillarlo) Me dijo que tenía problemillas en el gemelo porque había forzado demasiado en la primera bajada y justo cuando me estaba contando eso va y le da una patada a un tronco que había en el suelo (hay que tener mala suerte) por suerte solo fue el golpe y pudimos continuar. Al llegar a la pista me dijo que tirara que yo tiraba más fuerte. Le dije que Xavi no venía muy lejos y se podrían juntar para no caminar solos de noche.
Antes de anochecer pude disfrutar de las vistas
Poco a poco iba anocheciendo y me dio tiempo justo de llegar al control de la casa de la rovireta sin tener que ponerme el frontal. Me paré un momento, me puse el frontal y los cascos haber si podía escuchar el partido del Barça. Hasta Coll de Poses fui escuchando el partido y así se me hizo el camino más corto ya que casi sin darme cuenta llegué al avituallamiento. Este año no había tanta comida como en otras ediciones (se nota la crisis). Comí alguna cosa y me senté a cambiarme los calcetines. Suerte que me los cambié porque les había hecho un pedazo de agujero en el dedo gordo. Salía de Coll de poses justo en el tiempo que me había programado que iba a llegar así que iba muy bien de tiempo.
Antes de continuar llame a mi mujer para comunicarle que me había quedado solo. Tras cruzar la carretera y pasar el tramo de sendero me metí en la pista que sube hacia el Coll de Matafaluga. Cuando llevaba unos pocos metros y me estaba peleando con la radio por escuchar bien el futbol me tocaron la espalda, era Toni uno de los compañeros de Sta. Perpetua (al menos no iba a ir solo y tendría a alguien con quien charlar) El largo camino que había hasta el control me lo pase explicándole como eran los tramos que se iba a encontrar ya que era su primera Matagalls y como creia yo que tendría que actuar él en cada uno de ellos. Llegamos al control y vimos que tenían una tele (estaban viendo Barça Tv). Cogimos algo de beber y en marcha de nuevo. Hicimos el tramo técnico de piedras sin mayor dificultad y después atravesamos el bosque por los senderos para ir a parar a la pista. Justo cuando llevábamos unos 500 metros y en medio de la pista, nos encontramos un grupo que habían montado allí un chiringuito y vendían refrescos para los que quisieran comprarlos (alguno que fuera tocado seguramente le fue bien).
La larguísima y serpenteante bajada por pista hasta Sant Llorenç de Savall la hicimos trotando y caminando a ritmo rápido. Nos pasamos toda la bajada hablando de nuestros trabajos ya que los dos trabajamos en casi lo mismo. Siempre que entras en Sant Llorenç te sorprende el ambiente que hay, pero a alguien que no ha hecho nunca la marcha le sorprende todavía más y este era el caso de Toni, quedó muy sorprendido de la cantidad de gente que había. Después de comer algo y reponer fuerzas Toni me dijo que se iba a mirar el pie ya que le molestaba un poco. Cuando se quito el calcetín vio que tenía una uña rota y me dijo que él se iba a quedar un rato a descansar. Otra vez me quedaba solo y otra vez me tenía que despedir de otro compañero. Iba 10 min. por encima de mi previsión y se acercaba el segundo tramo nuevo de esta edición. Decidí apretar un poco el acelerador en el tramo conocido ya que sabía donde podía apretar y donde tenía que reservar. En la subida reservé un poco pero en la bajada me lanzé al trote. Al pasar por una casa que hay en medio del camino me llevé una ovación, al igual  que los que venían por detrás de mí. Un poco más adelante y en medio de un campo los de una casa habían puesto un avituallamiento, aproveche y cogí algo. Justo antes de desviarme hacia el tramo de subida tuve que avisar a un grupo que se había pasado el desvío. Pasé bastante bien el tramo de subida y continué a paso rápido para atravesar las calles de una urbanización. Al salir de la urbanización seguí trotando hasta llegar al control, ya llevaba 51, 3 km y había recuperado tiempo ya que iba 15 min. por debajo de lo que tenía previsto.
Seguí un poco más por la pista y después me metí en la riera. En este tramo tuve que estar muy atento a las marcas para no despistarme. Cuando salí de la riera pasé junto a la ermita de las arenes y a partir de ese punto comenzaba la 2ª modificación de recorrido de esta edición. Nos metimos en un sendero que era muy llevadero ya que era llano y en algunos sitios había bajada. A mi ese tramo me estaba mosqueando bastante ya que si bajábamos tanto después tendríamos que subir. Efectivamente cuando llegué a un cruce de camino cogí una pista a la derecha. La pista se me hizo interminable porque subía y subía y después se convertía en una larga serie de toboganes. Lo pasé bastante mal para llegar al control pero al final lo conseguí. En el control había una cartel que indicaba que el avituallamiento estaba a 1,5 km, lo que no indicaba es que antes de llegar teníamos que hacer una pedazo de subida por un sendero empedrado.  Pasada la subida enseguida llegué al avituallamiento (Camí Moliner, famoso avituallamiento de los donuts). Me bebí un par de vasos de zumo y me comí un donut. Cuando me iba a sentar para cambiarme los calcetines me di cuenta de que allí estaba Jesús otro compañero de club. Me dijo que no se encontraba muy fino y que se iba a tumbar un poco, hablé un poco con él mientras me cambiaba los calcetines. Cuando terminé me despedí de Jesús y me dispuse a continuar. Cuando llevaba unos pocos pasos ¡sorpresa! Xavi Gutiérrez estaba allí estirando (no me esperaba encontrarle ya que es una máquina) le dije que se dejara de estiramientos y que se viniera conmigo.
Me contó que se había tumbado 45 min. a dormir porque no podía aguantar el sueño y que lo había pasado bastante mal en la subida. Al menos me encontraba a otro compañero y estaba seguro que llegaríamos juntos hasta Montserrat. Pasamos la urbanización al trote y después de cruzar la carretera pasamos la siguiente urbanización a buen ritmo. La subida hasta el collet del queixal le estuve explicando lo que quedaba hasta Montserrat, era su primera Matagalls, y casi sin darnos cuenta llegamos al control.
Llevábamos 66,5 kilómetros y 30 min. por debajo de mi previsión de tiempo.
Le dije a Xavi G. que no se fiara que el año pasado en el tramo que íbamos a afrontar ya perdimos mucho tiempo. Por suerte y a pesar de que se hizo interminable por sus innumerables senderos y tramos de bajadas técnicas, hicimos el tramo sin trotar pero a un paso muy vivo lo que nos permitió mantener los 30 min de margen. Cuando llegamos al control de les vendranes parecía que estábamos llegando a un puticlub porque tenían puesta una flecha de neón de color azul que nos indicaba el camino de entrada al control y otra que nos indicaba el de salida. Justo antes de encarar el pequeño tramo de bajada hasta la riera me tuve que parar un par de veces a sacarme una piedra y atarme las botas. Pasado el tramo de bajada llegamos al tramo de subida, una subida que no es muy larga pero que se atraganta bastante. Cuando llegamos al final de la subida nos tuvimos que sentar ya que Xavi G. estaba bastante tocado. Le ofrecí una chuchería y eso parece que le dio un chute de energía ya que se recuperó bastante bien. En poco rato llegamos a Vacarisses. Xavi G. se preparó una bebida energética y yo me tomé un par de plátanos. Nos pusimos nuevamente en marcha pero al poco de haber arrancado me tuve que parar a ponerme la chaqueta porque me entró frio. Xavi G. se distanció un poco y tuve que apretar un poco el paso para pillarlo. Justo cuando llegábamos a la estación de Vacarisses unos tios hicieron una cosa muy rara, dejaron el camino y rodearon la estación para volver al camino nuevamente (no tendrían bastante con lo que llevábamos). No había muchas ganas de trotar así que me puse a caminar rápido con la ayuda de los palos y pasamos el tramo hasta la carena hostal de la creu casi sin darnos cuenta. Solo quedaban 6 km. y Xavi G. empezó a bajar la bajada de la calzada romana a un ritmo endiablado. Yo le seguía de lejos pero le dije que no quería forzar y quería reservar fuerzas para la última subida. Cuando llegamos a Monistrol y antes de cruzar el rio me paré a quitarme la chaqueta para no sudar en exceso.
Llevé a Xavi G. por el atajo que evita subir por el centro de Monistrol y llegamos al inicio del tramo final. No sabía cómo me iba a encontrar en la subida así que decidí que el primer tramo lo haría con calma. Hasta llegar a la pista de l’aigua Xavi G. y yo íbamos a un ritmo parecido pero después de pasar el último control y encarar el camino del tres cuartos, Xavi G. hizo un cambio de ritmo que no pude seguir y se me iba distanciando cada vez más. Otra vez me estaba volviendo a entrar una pájara en la subida final a Montserrat. Me costó bastante pasar el tramo de las rocas, suerte que al llegar donde se suaviza el camino me recuperé un poco. Intenté aumentar el ritmo aprovechando que era llano pero lo único que conseguí fue acercarme un poco a Xavi G. Al empezar el tramo de escaleras lo veía a lo lejos pero como me iba quedando sin fuerzas se me distanció nuevamente. Al igual que en la Gracia- Montserrat lo pasé bastante mal en el tramo de escaleras, pero a diferencia de aquella vez podía tirar un poco más rápido. Llegué al tramo de escaleras anchas y me iba auto animando. Después de un buen esfuerzo por fin acabaron las escaleras, al llegar a la recta que lleva hasta el cremallera escuché los gritos de ánimo de mi mujer y eso me inyectó la chispa de energía que me faltaba para poder acabar. El tramo final de escaleras lo hice corriendo. Al llegar arriba me esperaba la alfombra roja como si fuera una estrella de Hollywood. Lo había conseguido 16:56 horas. 14 min. menos de lo que tenía programado. Xavi G se acercó y me felicitó. Después estuve hablando un rato con Patrick. Me despedí de los dos y mi mujer me llevó para el trabajo ya que tenía que ir a trabajar.
84,4 kilómetros
6000 metros desnivel acumulado
14:56 Horas
En conclusión, me he encontrado de maravilla ya que no he tenido ningún problema en la pierna. El único pero, son las pequeñas pájaras que me dan de las que por suerte me recupero bastante bien. Me ha sabido muy mal no poder terminar con Xavi Torrijos pero he tenido la suerte de poder compartir camino con grandes compañeros como: Paco, Toni y Xavi Gutiérrez. No sé cuando volveré a hacer otra marcha larga pero me seguiré preparando para el próximo gran objetivo el Utmb.
Dar las gracias como siempre a mi mujer por haber madrugado otra vez más. Ya van ....