miércoles, 15 de marzo de 2017

ULTRA TRAIL LES FONTS DE XERTA

Sabía que sería dura y que no llegaba en mi mejor momento de la temporada, pero llevaba tiempo esperando que llegara la UT Les Fonts. Una ultra diferente a todas las que he hecho, una carrera que se hace por etapas y en 3 carreras en 3 días.

En esta aventura me iban a acompañar en carrera los amigos del CEI Xavi Torrijos y Francisco Pareja, los tres formaríamos el equipo Los Abollaos para competir en categoría de equipos. Tampoco podían faltar a la cita los componentes del equipo de apoyo, mi mujer Cristina y mi amigo Jordi, siempre dispuestos a seguirme en todas las locuras donde me apunto.

Llegó el gran día, el viernes después de comer cogimos el coche y los cinco componentes de la expedición partimos hacia Tortosa donde teníamos nuestra sede del viernes noche. La carrera del sábado empezaba muy pronto, así que teníamos que tener un alojamiento cerca para poder dormir un poco más. Una vez alojados en el hotel nos dirigimos hacia Xerta para recoger los dorsales, en ese momento ya empezaba la aventura.

La Nocturneta
Los Abollaos
La Ultra de Xerta empieza con una etapa fácil de 23 kilómetros y 350 metros de desnivel positivo, hasta aquí podía parecer que la cosa es sencilla. La estrategia del equipo era no quemarnos de cara a la Trail del sábado, así que cuando a las 21:00h dieron la salida salimos en el centro del pelotón y regulando el ritmo. Los primeros 2 kilómetros eran muy llanos y costaba ir despacio debido a la inercia de seguir a los demás, por suerte enseguida empezó la subida. Una subida progresiva a tramos por sendero y a tramos por pista la cual hicimos trotando sin parar. Primer avituallamiento kilómetro 6,5, íbamos cumpliendo el horario que yo había calculado para hacer esos kilómetros, nos plantamos en 40 minutos así que quizás íbamos un pelín rápido.
Primeros momentos de la carrera.
Llegando al primer avituallamiento.
Tocaba un tramo largo hasta el avituallamiento de Aldover, el desnivel positivo de la carrera ya casi lo habíamos hecho entero, nos quedaban unos 75 metros según el GPS. Tras atravesar varias campos y algún que otro sendero, llegamos a Aldover pero antes de llegar al avituallamiento debíamos hacer un pequeño rodeo. En el centro del pueblo había muy buen ambiente, pero nuestro equipo de apoyo no había venido a vernos porque sabía que allí no pararíamos mucho tiempo.
Reponiendo fuerzas en Aldover.
Estábamos en el kilómetro 14 y ya encarábamos los últimos kilómetros, desde el pueblo hasta el siguiente avituallamiento se nos hizo bastante corto ya que lo hicimos rápido. Kilómetro 18 de la carrera y empezaba un tramo nuevo con respecto al año pasado, atravesamos unos campos e hicimos una subida sorpresa que nos pilló un poco desprevenidos. Tras la subida teóricamente ya no quedaba nada de desnivel positivo, pero aun subimos casi hasta los 400 metros de desnivel. Hicimos un largo tramo llano trotando hasta meternos en el camino que discurre junto a la acequia, allí no sé si fue por las ganas de llegar o qué pero aceleramos el ritmo e hicimos los últimos dos kilómetros a un ritmo muy alto. Así por fin llegamos a las calles de Xerta, atravesamos el pueblo y llegamos al casal. Había terminado la primera etapa con muy buenas sensaciones, quizás la habíamos hecho demasiado rápido ya que tardamos 2:33h pero nos encontrábamos bien. Cenamos algo y rápidamente hacia Tortosa a dormir, que a las 6:00h empezaba la siguiente etapa.


Trail Les Fonts

Después de la carrera del viernes me costó bastante coger el sueño, pero a las 4:40h de la mañana sonó el despertador. Apenas había dormido 4 horas y no sabía cómo respondería mi cuerpo después del esfuerzo del día anterior. Mis dudas eran sobre los dolores que he tenido en el pie desde hace un tiempo. Por suerte cuando me levanté de la cama me noté muy bien y sin dolores. A las 5:15h nos fuimos hacia Xerta para concentrarnos para la carrera, al llegar al casal se notaba un buen ambiente y se veían caras nuevas con respecto al viernes. Al ser por etapas la gente se puede apuntar para hacer solo una de las etapas, así que en el casal nos juntamos los que hacíamos la ultra entera, los que hacían solo la Trail y los que hacían una nueva versión, la maratón. Las 6:00h se da la salida a la carrera, nuestro equipo de apoyo nos da ánimos desde las vallas, ya no los veríamos hasta las 17:00h si podíamos llegar al corte. Durante los 70 kilómetros que tiene la Trail habían 7 cortes de horarios y desde la organización nos habían dicho que serían muy estrictos. Los primeros 9,5 kilómetros hasta Paüls eran bastante fáciles ya que quitando un tramo que discurre por un sendero paralelo a la acequia no había ninguna dificultad. Como novedad este año nos encontramos que habían suprimido un tramo y habían abierto uno nuevo que evitaba una acequia muy peligrosa. Poco a poco iba amaneciendo y ya empezaba a intuirse que sería un día muy caluroso. Llegamos a Paüls unos 10 minutos por encima de lo que yo había previsto, pero también habíamos hecho 1 kilómetro más de lo que marcaban en ruta. 
Llegando a Paüls.
Aproveché unas sillas para quitarme ropa ya que me estaba muriendo de calor, mientras los compañeros reponían líquidos y comían algo. Cuando acabé bebí abundante isotónico y comí algo y enseguida nos pusimos en marcha, tocaba afrontar una subida fuerte y bastante larga. Xavi se puso en cabeza y puso un ritmo bastante fuerte, Francisco y yo lo seguíamos sin problemas y además íbamos adelantando a mucha gente. Pasamos por un paso bajo una roca que impresionaba y después empezó el tramo más inclinado de la subida, el calor apretaba de lo lindo y estábamos sudando de lo lindo. 
Atravesando el paso bajo la pared de roca.
En ese tramo de subida tuve que ejercer como capitán del equipo que era y decirle a Xavi que me ponía yo en cabeza para marcar el ascenso, fuimos subiendo a menos ritmo pero sin descanso hasta que finalmente llegamos al Tossal de Engrilló. Ahora el GPS no cuadraba con el kilometraje de carrera y me daba 600 metros menos en teoría, pero habíamos llegado 5 minutos antes de lo que yo había previsto. El control y avituallamiento no estaban en la cima del Engrilló, para eso aun tuvimos que subir unos metros por pista y después por un corto pero inclinado sendero. Con respecto al año pasado llegar hasta la cima había sido algo más fácil, pero nos quedaba averiguar si eso sería la tónica de la carrera. 
Los Abollaos en la cima del Tossal de l'Engrilló.
La bajada desde la cima era por un sendero empedrado y tras subir un pequeño repecho se iniciaba la bajada. Una bajada donde teóricamente deberíamos ganar tiempo, pero como era muy empedrada decidimos bajarla caminando rápido, tras la bajada vino un ascenso corto pero muy cabron que yo creo que a más de uno dejaría tocado. Nos quedaba aun un buen tramo hasta el primer corte de carrera y se nos echaba el tiempo encima. Aprovechamos que venía un sendero bueno y nos pusimos a correr para ganar algo de tiempo. Llegamos al control 5 minutos antes de lo que yo había previsto por lo que llevábamos unos 20 minutos con respecto al cierre de carrera. Teníamos la sensación de que íbamos bastante mejor que el año anterior porque encontramos mucha gente en el avituallamiento de Sant Roc.
Avituallamiento de Sant Roc.
Repusimos fuerzas comiendo y sobretodo bebiendo mucho, pero Francisco tardaba un poco en llenar las botellas y no se le veía con muy buena cara. Encaramos una subida que desconocíamos, el primer tramo coincidía con la maratón pero después nos desviaron de la pista por la que estábamos subiendo para coger un sendero. Empezamos a subir cada vez con más inclinación y Francisco se iba quedando atrás, tuvimos que aflojar el ritmo bastante pero ante todo estaba el compañero. Fuimos subiendo sin parar hasta que llegamos a una zona donde parecía que había acabado la subida, llaneamos un buen rato por un sendero muy guapo pero enseguida salimos a una pista que parecía que nos llevaría hasta la cima. Aquello era demasiado bonito y enseguida nos volvimos a desviar para afrontar un último tramo de subida, llegamos arriba y tuve que darle un antioxidante a Francisco para las rampas. Iniciamos un tramo de bajada por pista que nos fue muy bien para avanzar un poco, pero después hicimos un tramo de senderos que acabaron en una rampa muy inclinada que en el perfil era una pequeña puntita. 
Rampas sorpresa que te dejaban fino.
El descenso como los anteriores era por camino técnico y costaba correr, llegamos al avituallamiento con mucho calor. Habíamos llegado 25 minutos por encima de lo previsto y nos quedaba un trozo para llegar hasta el siguiente cierre de carrera, nos pusimos en marcha para ver si teníamos algo de tiempo para sentarnos a comer en el siguiente punto. Salimos del control caminando rápido ya que Francisco se había recuperado, primero por pista para acabar por sendero bastante inclinado. La bajada con piedras y mucha regata la hicimos caminando rápido y teóricamente llegábamos con 10 minutos con respecto al cierre, al llegar nos recibieron con la frase… En 8 minutos salen los escobas.
Joder acabábamos de llegar agobiados por el crono y cansados físicamente, nos pillamos los macarrones y nos sentamos pero debido a la tensión no fuimos capaces de comer nada, nos levantamos recargamos líquidos e intentamos comer algo. El siguiente tramo era una novedad de este año, subiríamos hasta la Espina siguiendo el barranco del carrer ampla. Primero se pasaba junto a un centro de interpretación para acto seguido entrar al barranco siguiendo el cauce del rio que estaba seco, un continuo sube y baja sin senda fija y con mucha piedra. En ese tramo me dio un fuerte dolor de barriga y les dije a los compañeros que me adelantaría a hacer una técnica larga, aproveché unas cuevas que había para parar. La comida me había sentado mal y estaba mal del estómago, cuando acabé tuve que acelerar el ritmo para enganchar a los compañeros. Poco a poco el barranco se estrechaba y llegamos a la zona dels Estrets de Palanquetes, una zona donde seguíamos un sendero entre enormes paredes de piedra. Daba la impresión de estar en una película de indios y que en cualquier momento nos atacarían los indios, a medida que subíamos me iba notando cada vez con menos fuerzas y me costaba seguir a los compañeros. 
Sendero muy empedrado para subir hacia el barranco.
Inicio de Estrets de de Palanquetes.

Me costó muchísimo llegar hasta la cima, pero una vez arriba era bajada y podía recuperar fuerzas. Nos quedaban 5,5 kilómetros y 50 minutos para el cierre de control, tocaba apretar el culo y darle caña a las piernas. Bajamos lo más rápido que pudimos, no podíamos bajar muy rápido porque en algunos tramos la bajada es bastante técnica. Cuando estábamos a punto de llegar al pueblo de Alfara de Carles vimos al compañero Baldiri, debido al poco tiempo que nos quedaba no pudimos pararnos a charlar con él. Tras atravesar una especie de riera encaramos una larga calle para llegar al avituallamiento, a lo lejos se sentían los gritos de ánimo de nuestro equipo de apoyo Cristina y Jordi que nos esperaban allí. Llegamos al control justo 3 minutos antes del cierre, habíamos hecho un descenso bastante rápido. Yo estaba bastante agotado y Cristina me dijo que no continuara, yo le dije que tranquila que iríamos regulando para recuperar fuerzas. Bebí bastante líquido, pero la comida hacia horas que no me entraba.
bebiendo mucho liquido.
Estaba agotado fisicamente.

Salimos de Alfara con cero margen de error, estábamos en la misma situación que el año anterior. Yo estaba cansado pero quería lograr el objetivo, empezamos la subida con ritmo lento pero sin pararnos. Solo empezar ya escuchábamos que los escobas venían con una chica inglesa que ya habíamos coincidido con ella y con un chico. La chica y el chico no sé si se tomaron algo o qué, pero nos pasaron como un cohete. Los escobas llegaron a nuestra altura y resulta que eran los mismo que el año anterior, la subida hasta llegar a al Coll de Paüls se hizo muy larga y tardamos más de 1 hora en hacer los 3,6 kilómetros desde Alfara. 
Vistas durante la subida al Coll de Paüls.
Desde allí nos quedaba un cresteo un sube y baja y la subida final a la Coscollosa, cuando estábamos haciendo el ultimo descenso antes de encarar el ascenso final, llamaron a los escobas y les dijeron que en 33 minutos cerraban la carrera. Nos quedaban 4,5 kilómetros y sabíamos que nos sería imposible llegar al cierre, nos relajamos y encaramos el ascenso final sin prisas. Una vez arriba ya tuvimos que ponernos los frontales porque ya era negra noche, la bajada en principio era corta pero muy técnica en el primer tramo. Cuando quedaban 2,9 kilómetros para llegar yo estaba realmente cansado y tuve que aflojar muchísimo el ritmo, a falta de 1,4 kilómetros me tuve que sentar porque me medio mareaba. Por suerte me recuperé. El último kilometro parecía que fueran 100 de lo largo que se nos hizo. Finalmente llegamos a la Font Nova con 62,2 kilómetros y 3800m + en las piernas, a mí no me entraba nada de comer y solo quería descansar para recuperarme así que me metí en el coche que nos tenía que bajar a Xerta. Cuando nos dejaron me baje del coche bien, pero a los pocos metros de llegar al casal me mareé un poco y me llevaron a la ambulancia para que me miraran bien. La doctora que me miró me dijo que estaba bien de todo, lo único que había llegado deshidratado y muy cansado. Cristina trajo el coche hasta allí y nos fuimos hacia nuestro alojamiento, una casa en Tivenys. A la casa ya llegué recuperado pero aun no me entraba la comida. Después de ducharme ya pude comer y directo a la cama. Renunciamos a correr la última etapa para no malgastar energías tontamente, en vez de correr nos fuimos a comer un buen almuerzo de forquilla.

85,14 kilómetros

4208 Metros de desnivel positivo

3807 Metros de desnivel negativo

8015 Metros de desnivel acumulado

16:49 Horas


En conclusión, la Ultra de Xerta es una de las más duras que he hecho nunca. No por los kilómetros y el desnivel, es por el poco descanso que tiene el cuerpo para afrontar las etapas que preceden a la Nocturneta. Afrontar una carrera de 70km 4000+ ya es complicado, pero hacerlo sin apenas haber dormido te lastra bastante. Felicitar a los organizadores por este pedazo de carrera que tienen. El recorrido de la Nocturneta tiene su encanto, el recorrido de la Trail es fantástico, el tramo nuevo de subida a la Espina era espectacular a pesar de convertir la carrera en mucho más dura. El recorrido estaba impecablemente marcado y era imposible perderse. Un 10 a los voluntarios por estar ayudando en todos los avituallamientos y en el casal de Xerta donde nos trataron muy bien, agradecerle el trato también a los chicos de la ambulancia por el trato recibido. Como no y no me cansaré de decirlo, agradecerle enormemente a Cristina que me venga a seguir a todas las carreras. A pesar de que le di un pequeño susto al final, estuvo allí para ayudarme en todo, al igual que Jordi que apoyo al equipo Abollaos como el que más. Ha sido todo un placer caminar con los amigos Xavi y Francisco, a pesar del sufrimiento en carrera lo hemos pasado genial compartiendo horas y kilómetros. 
Expedición de Xerta al completo.

1 comentario:

  1. Que pena quedaros tan cerca de completar la segunda etapa. Es cierto que era complicado recuperarse con tan pocas horas de sueño. Al año que viene seguro que sale mejor, un saludo

    ResponderEliminar