domingo, 18 de noviembre de 2018

ROURES EXTREM 2018


Después de participar en dos pruebas donde la tónica fue el no parar de correr, me apetecía hacer una prueba más larga y con desnivel para poder ir más tranquilo.
Hace tiempo mi amigo del CEI Vicenç me comentó de apuntarnos a la Roures Extrem, después de pensármelo bastante me decidí a apuntarme así caminaría más tranquilo y compartiría km con Vicenç.
La Marxa dels Roures está compuesta por cinco circuitos diferentes y seis modos de participación:
La canicross dels Roures 8km 130 Metros de desnivel positivo
La petita dels Roures 15 km 870 Metros de desnivel positivo
La clàssica 27km 1600 Metros de desnivel positivo
La marató dels Roures 45km 2600 Metros de desnivel positivo
La Roures Extrem 100km 6200 Metros de desnivel positivo
También habia la posibilidad de hacer la Fanàtic, que como su nombre indica es para auténticos fanáticos de las carreras de montaña y consiste en hacer la la Roures Extrem un día y al día siguiente hacer la clàssica sumando un total de 128km 7800 Metros de desnivel positivo.

La salida es en el pueblo medieval de Montblanc, un pueblo cuya esencia son su historia y sus leyendas. La leyenda más conocida es la de Sant Jordi que situa la batalla entre Sant Jordi y el dragón frente a las murallas de Montblanc.

Una vez más en esta aventura me acompañaría mi mujer Cristina. Después de trabajar nos dirigimos hacia Montblanc para alojarnos. Una vez instalados fuimos a recoger el dorsal, los dorsales se recogían en la plaza Sant Francesc en el interior de una antigua iglesia. Más tarde fuimos al mismo sitio para escuchar el breafing, me interesaba mucho escuchar lo que iban a decir sobre todo en lo referente al tiempo. El día de la carrera estaba previsto la entrada de un frente frio que traería lluvias y una bajada considerable de la temperatura, en el breafing nos informaron de que varias zonas del recorrido estaban muy resbaladizas debido a las lluvias y que activaban el material obligatorio para temperaturas extremas. En el momento que estaban explicando los tramos más complicados llegaron Vicenç y Maite, cuando acabó el breafing nos fuimos los cuatro a cenar. Después de cenar todos a dormir que el día siguiente se presentaba durillo.

Las 4:30h suena el despertador, me levanto rápido y bastante descansado ya que me fui a dormir pronto. Había quedado con Vicenç a las 5:20h por si había algún sitio abierto y tomar un café, no encontramos nada abierto y nos contentamos con el café que nos ofrecieron en la zona de entrega de dorsales. 
Momentos antes de tomar la salida.
La temperatura era baja pero se podía soportar y por suerte no estaba lloviendo, cuando quedaban unos 15 minutos nos fuimos hacia la zona de salida para pasar el control de material. Parecía que el tiempo nos iba a respetar, pero de repente cuando quedaban 5 minutos para salir comenzó a llover con fuerza. Lo que faltaba había que ponerse el chubasquero desde el inicio, casi sin darnos cuenta ya estábamos en marcha. Salimos todos corriendo por las calles del interior de la muralla, pasando por un pasadizo hecho con bengalas. Apenas pudimos ver a Cristina y Maite debido al humo de las bengalas, salimos de las calles del casco antiguo y nos metimos en una especie de riera. Seguía lloviendo con fuerza y poco a poco nos íbamos quedando solos, no había pasado ni 1 km de carrera y ya éramos los últimos y eso que íbamos trotando. La verdad que aquella situación no me preocupaba, había ido a la carrera pensando en acabarla y mientras pasara los cortes horarios no me preocupaba. Comenzamos a ascender por un estrecho sendero y cada vez me costaba más avanzar, tenia muchísimo calor y necesitaba quitarme los manguitos ya que como llevaba el chubasquero puesto me daban muchísimo calor. Me paré para quitármelos y se paró con nosotros un chico, nos pasaron dos más que después nos dijo el chico que eran los escobas. Seguimos subiendo por el sendero a buen ritmo y nos dimos cuenta que el chico no encendía el frontal (el típico chuparuedas, se enganchan a ti y no usan su frontal) seguía lloviendo y yo tenía muchísimo calor y no tiraba. Casi al final de la subida pasamos a un corredor que iba muy hecho polvo, llegamos a una zona donde nos encontramos unas escaleras y ascendimos a una especie de ermita que atravesamos por dentro. Aquel tramo era muy guapo porque parecía una peli, salimos de la ermita y seguimos llaneando por un sendero muy guapo. En un claro vimos a lo lejos una fila de frontales que subían por un repecho, bajamos por una pista hasta una especie de merendero. Allí comenzamos a subir por un sendero, a los 200 metros me di cuenta de que no veía señales y se lo comenté a Vicenç. Decidí poner el track en el reloj para comprobar si íbamos bien, efectivamente nos habíamos equivocado de camino. Tuvimos que retroceder hasta la última señal. Entonces nos dimos cuenta que las señales estaban bien y nos las habíamos saltado, seguimos y a los pocos metros me pegué un resbalón y tuve una caída a cámara lenta. Comenzamos a subir por una especie de cortafuegos con una inclinación considerable, a mitad del cortafuegos volvimos a adelantar a un nuevo corredor que iba subiendo bastante cansado. Una vez arriba tuve que esperar un poco a Vicenç ya que yo había subido algo más rápido que él. El día comenzaba a despertar y el frio parece que también. Llaneamos un tramo y después comenzamos un descenso por pista y por sendero hasta llegar al primer avituallamiento.
Estábamos en el km 11 y solo habíamos perdido 15 minutos de lo que yo había calculado, en el avituallamiento nos esperaban Cristina y Maite. Vicenç había venido tocado a la carrera y le molestaba la espalda, por lo que tuvo que hacerse unas friegas antes de ponernos de nuevo en marcha. 
En el avituallamiento recibiendo ayuda de Cristina y Maite.
Solo salir del avituallamiento tocaba subir, una subida por un camino muy inclinado donde Vicenç se iba quedando atrás. Me esperé en la cima bajo una fuerte lluvia mientras observaba las vistas del Monasterio de Poblet, tras llanear un rato nos metimos en una serie de bonitos senderos que nos llevaron donde nos encontramos un desvío de carreras, pasamos junto a un mirador y continuamos ascendiendo hasta la zona del Roc del Ponent. Comenzamos a descender hacia unas enormes rocas coronadas por una cruz, mientras descendíamos le comenté a Vicenç que posiblemente nos estábamos acercando a la temida bajada por la tartera. A los pocos metros nos encontramos un cartel de peligro y nos desviamos a la izquierda, nuestra primera impresión fue de asombro hacia lo que estaban viendo nuestros ojos. Una lengua de piedras sin camino por donde descender, piedras de todos los tamaños y muy resbaladizas, había que tener mucho cuidado bajando por allí. 
Llegando al Roc de Ponent.

Bajada muy peligrosa por la lengua de piedras.

Vicenç que le gusta practicar escalada y se maneja bien por descensos técnicos bajaba más rápido que yo, yo intentaba mirar bien donde ponía los pies ya que las rocas estaban muy resbaladizas y la pendiente era muy pronunciada. Mientras íbamos descendiendo aparecieron los primeros corredores de la maratón que habían salido más tarde, los dos primeros bajaron por allí como si aquello no resbalara y bastante rápido. El tercer corredor que pasó se cayó un par de veces por intentar ir rápido, Vicenç se iba distanciando y yo continuaba bajando a mi ritmo. Una vez abajo nos encontramos con dos voluntarios con bebida, nos dijeron que allí estaba el líquido pero que si queríamos comer algo debíamos descender un poco más. Descendimos hasta donde estaba la comida para poder recuperar energías, esperábamos encontrarnos a Cristina y Maite pero no estaban allí. Salimos del avituallamiento y volvimos a ascender hasta el punto donde estaban los dos voluntarios, atravesamos una especie de minas donde había hasta una vagoneta. Descendimos por un sendero hasta una pequeña carretera, después de haber bajado por la tartera aquello era gloria, descendimos unos metros por la carretera y llegamos a una especie de parquin. Me pareció ver mi coche aparcado y efectivamente, allí estaban Cristina y Maite que no habían ido al avituallamiento porque sabían que teníamos que pasar por allí. Tras saludarlas nos pusimos de nuevo en marcha, llegamos a las viñas de las bodegas Torres y las atravesamos. 
Pasando junto a los viñedos.
Después de las bodegas iniciamos una subida por un bosque espectacular repleto de setas (desconozco si eran buenas o malas)  pasado un primer tramo de subida llegamos a una cresta donde la niebla era muy intensa. Seguimos subiendo y enseguida comenzamos a descender hasta el avituallamiento.
Estábamos en el km 29,5 y seguíamos llevando unos 15 minutos por encima de lo que yo había planificado, el frio hacía rato que nos estaba pidiendo ponernos los guantes y aquel sitio era el ideal. Le pedí a una chica del avituallamiento si me podía ayudar a ponerme los guantes, le costó bastante ponérmelos ya que se me habían hinchado las manos y no me entraban. Tras recuperar las energías nos dispusimos a enfrentarnos a la subida hacia el punto más alto de la carrera. Comenzamos a encadenar espectaculares senderos que atravesaban bosques de ensueño, la lluvia y el ambiente frio les daba un aspecto tenebroso a la vez que mágico. Tras atravesar una pista nos metimos en un tramo de bosque en el que vimos por primera vez en todo el día a gente. Tras un cruce nos metimos en un nuevo sendero bastante inclinado que nos llevó a la cima del Tossal de la Baltasana, estábamos en el punto más alto de la carrera pero no pudimos disfrutar del momento debido a la intensa niebla y a la lluvia que seguía cayendo. 
la cima del Tossal de la Baltasana.
Iniciamos el descenso por un sendero en el que por momentos no sabíamos si llevábamos la dirección correcta, de repente tras un tramo algo sucio de sendero atravesamos un nuevo tramo de tartera con mucha piedra. Descendimos a un pequeño riachuelo y tras seguir una pista unos metros nos desviamos hacia una zona muy rocosa, de repente ante nuestros ojos observamos una lengua enorme de piedras por donde debíamos ascender. Por suerte el ascenso no era igual que el descenso y las piedras resbalaban mucho menos, la subida era dura porque la inclinación era considerable.
Subida muy dura por tartera.
 
Una vez terminamos de subir comenzamos a descender por un sendero, llegamos a una pista y la vista que se abría ante nosotros era espectacular. Los colores del otoño mostraban todo su esplendor en las montañas del valle, descendimos por la pista hasta una ermita con una especie de merendero. Después ascendimos un pequeño tramo hasta que ya iniciamos la bajada, el pueblo de Capafonts ya se veía al fondo y nos quedaba muy poco para llegar. Llegamos al pueblo después de subir una rampa de asfalto, después nos metimos en las calles del pueblo. Pasamos por una calle que se llamaba el calvario y comenzamos a descender, se nos estaba haciendo muy largo el trayecto hasta el avituallamiento. De repente cuando estábamos bajando nos encontramos con Cristina y Maite que acababan de llegar al pueblo, fuimos los cuatro juntos hasta el avituallamiento que estaba situado en una especie de sala de actos.
Aprovechamos que el avituallamiento estaba en un sitio cerrado para sentarnos a comer y recuperar fuerzas, Vicenç aprovechó que Maite estaba allí para que ella le hiciera unas friegas con la crema para la espalda. Yo aproveché que estaba Cristina para que me ayudara a llenar los bidones, cambiarme de calcetines y ayudarme a ponerme los guantes, tras unos 15 minutos nos volvimos a poner en marcha. 
Recuperando fuerzas en Capafonts.
Llevábamos unas dos horas de margen con el corte horario y estábamos los últimos de la carrera, por lo visto la gente iba muy rápida y había habido algunos abandonos. Tras salir del pueblo descendimos hasta una riera y seguimos por la carretera unos metros hasta desviarnos, comenzamos a subir por un sendero y poco a poco íbamos ganando altura. Parecía que la lluvia había dado una tregua así que comenzaba a tener mucho calor subiendo, tras un rato subiendo ya no pude más y le dije a Vicenç que yo me iba a parar a quitarme el chubasquero y los guantes. Continuamos subiendo por el sendero y atravesamos un paso que parecía un puente, era una gran roca que formaba un paso natural impresionante. 
Atravesando un paso natural impresionante.
Una vez arriba comenzamos a descender y llegamos a la carretera, la atravesamos y comenzamos a descender por un sendero muy cerrado que parecía que nos hacía descender al inframundo. Entre bromas íbamos imitando a Golum del señor de los anillos, así de repente y tras una bajada embarrada llegamos al avituallamiento del Toll de l’Olla.
Estábamos en el km 50 o sea que llevábamos la mitad de carrera, teníamos pocas horas de luz y debíamos intentar hacer los máximos kilómetros con luz y aprovechar que había dejado de llover. Tras salir del avituallamiento nos encontramos con un espectacular salto de agua (el Toll de l’Olla) descendimos por un paso equipado con una cuerda que salvaba un salto desde una piedra, solo llegar al paso y poner un pie sobre la roca pegué un resbalón que me tuve que agarrar a un árbol que había junto a la cuerda. Bajé con mucho cuidado porque resbalaba muchísimo, una vez abajo el sitio era espectacular, un espectacular salto de agua con una pequeña balsa de agua.
El Toll de l'Olla.
 
No vimos ningún puente para atravesar así que tuvimos que mojarnos los pies y cruzar por el medio, una vez al otro lado comenzamos a ascender por un sendero bastante tapado por la vegetación. Salimos a una pista que comenzamos a ascender unos metros hasta que llegamos a un desvío que nos metió en un sendero, comenzamos a ascender por un bonito sendero con una inclinación considerable. Volvía a tener mucho calor y me costaba avanzar, aun así subía a un ritmo algo más alto que Vicenç. El sendero subía y subía y no parecía tener fin, atravesamos alguna zona donde llaneábamos atravesando pequeñas tarteras. No veíamos donde podía estar el final de la subida y para postre estaba anocheciendo y la visibilidad era bastante escasa, llegamos a una zona con muchas raíces donde apenas se veía pero se intuía que estábamos llegando a la cima. Así por fin llegamos a la cima de els Quatre Batlles, ya casi era noche cerrada así que nos tuvimos que parar para colocarnos el frontal.
En la cima de els Quatre Batlles.
 
También había bajado la temperatura así que me volví a poner el chubasquero y los guantes, seguimos nuestro camino siguiendo una pista para posteriormente bajar por un sendero atravesando balmas y caminar junto a un acantilado. La noche era oscura y además al no haber pueblos ni casas la sensación de oscuridad en los bosques los hacía más tétricos. Seguimos descendiendo atravesando bosques y descendiendo por senderos repletos de piedras hasta que llegamos a una especie de carretera. Comenzaba a llover otra vez y seguimos descendiendo por la carretera, le comenté a Vicenç que si seguía lloviendo a lo mejor era buena idea dejar la carrera en el Pinetell. Nos tocaba afrontar la parte más técnica de la carrera y si llovía iba a ser muy peligroso, de repente aparecieron dos voluntarios que nos comentaron que llegábamos a la Bartra y que éramos los últimos. Lo de ir los últimos no nos preocupaba, pero el tiempo y a lo que teníamos que enfrentarnos era lo que nos tiraba hacia atrás. Decidimos no parar en el avituallamiento porque el Pinetell solo estaba a tres kilómetros, comenzamos a subir por un sendero bajo una intensa lluvia. Yo le comenté de nuevo a Vicenç la opción de dejarlo en el Pinetell pensando en nuestra seguridad, físicamente no estábamos mal, pero a Vicenç le molestaba la espalda y yo tenía el pie derecho bastante tocado. El me dijo que dudaba y yo le dije que si el continuaba, yo continuaba porque no lo iba a dejar ir solo por la zona chunga de la carrera. Seguimos subiendo y bajando por el sendero paralelos a la carretera hasta que por fin llegamos al Pinetell, estaba lloviendo bastante y vimos mi coche aparcado. En la carpa del avituallamiento nos esperaban Cristina y Maite, estuvimos hablando con los de la organización y nos comentaron que no iban a suprimir el tramo técnico. Nos dijeron también que era bastante peligroso, también nos dijeron que tenían órdenes de en el siguiente avituallamiento no dejar pasar a nadie si no iba bien. Todos esos factores nos llevaron a tomar la decisión de abandonar allí. Tomamos la decisión correcta ya que estaba lloviendo mucho y no queríamos sufrir en el tramo técnico, además Cristina y Maite estaban allí y podríamos ir con ellas de vuelta a Montblanc. Después de tomar algo de comer y reponer fuerzas nos fuimos los cuatro de vuelta a Montblanc, quedamos para ir a desayunar el día siguiente.

62 Kilómetros

4000 Metros de desnivel positivo

3730 metros de desnivel negativo

7730 metros de desnivel acumulado

15:34 Horas

En conclusión, acabamos la temporada de carreras de larga distancia con un abandono. Un abandono que no duele como otras veces que he tenido que abandonar, esta vez no ha sido por estar muerto físicamente o por haber tenido una lesión sino por precaución. Con respecto a la carrera decir que es brutal, el recorrido es una pasada, una de las más duras que he hecho hasta el momento y además con las condiciones climatológicas se ha hecho mucho más dura. La señalización era perfecta y muy difícil equivocarse de camino, los avituallamientos estaban bastante bien pero quizás faltaba algo más de solido, los voluntarios como siempre de 10 porque aguantar horas en un control con lluvia y frio es para admirar. Ha sido un placer compartir kilómetros con Vicenç, lástima que físicamente no estuviéramos los dos en nuestras mejores condiciones y no haya podido ayudarlo a finalizar una carrera de cinco puntos este año. Agradecer a Cristina y Maite que a pesar del mal tiempo nos hayan ido a ayudar a todos los avituallamientos que han podido, una de las razones de no continuar fue no preocuparlas por saber como estábamos si estaba lloviendo. De cara al año que viene quizás esta sea una de las carreras a tener en cuenta, este año ha sido un gran año donde deportivamente no me puedo quejar así que seguimos sumando experiencias.

miércoles, 10 de octubre de 2018

RIALP MATXICOTS 2018 (COMBINADA TRAIL)


Después de acabar el Grand Raid des Pyrénées mi cuerpo me pedía descansar una semanita, pero justo fue eso descansar una semana ya que justo 7 días después del gran reto del año me iba a subir al Monte Perdido desde Torla. Un entreno de 50 kilómetros y subiendo a un 3000 para ver cómo estaba de forma de cara a una carrera muy dura como seria Rialp Matxicots.
La Rialp Matxicots se puede considerar una carrera alpina debido a su recorrido y terreno, una carrera donde se asciende las emblemáticas cimas de la zona sud del Pallars Subirà, el Montsent de Pallars i el Macizo del Orri. En sus primeras ediciones la prueba era sobre un recorrido único a cubrir en una jornada, con el paso de los años han ido introduciendo nuevas distancias y endureciendo más aún si cabe sus recorridos.

Este año se cumplía la 9ª edición de la carrera y la prueba se dividía en cinco modalidades:

1ª La prueba reina era la combinada, una carrera en dos etapas donde se podía correr en individual o por parejas,  compuesta por el Trail 60km y 5000 metros de desnivel positivo el sábado y media maratón 23 km y 1500 metros de desnivel positivo el domingo.
2ª Trail 60km y 5000 metros de desnivel positivo.
3ª Maratón 44 km y 4000 metros de desnivel positivo
4ª Media Maratón 23 km y 1500 metros de desnivel positivo
5ª La caminada 11 km modalidad no competitiva, que estrenaba recorrido y que salía desde el pueblo de Roní y con llegada a Rialp.

Yo participaría en la prueba reina (la Combinada) formando pareja con Francisco un amigo del CEI, también tenían que haber formado pareja Natalia y Xavi Torrijos pero a última hora Xavi se puso enfermo y no pudo venir. Cristina haría una vez más de seguidora incondicional, que paciencia tiene pobre.
Fuimos todos juntos hacia Rialp, llegamos y nos alojamos en el hotel. Fuimos a recoger los dorsales que se entregaban en la oficina del banco, y después nos fuimos a escuchar el breafing de la carrera. Como la charla duraba demasiado y no decían nada interesante, nos fuimos a cenar y para dormir que al día siguiente tocaba madrugar y meterle caña al cuerpo.

Sábado Trail 60km y 5000 metros positivos.
Las 3:45 h suena el despertador, me cambio y bajo a almorzar junto a los compañeros de aventura. Vamos hacia la zona de salida y encontramos algún conocido del mundillo como Pau Correcat , Pau Triebel, Nuria Codina, Santi Barril… a parte de la gente conocida se podía ver en el corralito de salida el nivel que tenía la carrera con corredores muy experimentados en la larga distancia.
Con los amigos Natalia y Francisco antes de la salida.
5:30h da comienzo nuestra aventura, tras unos dos primeros kilómetros para ir estirando el grupo atravesando las calles de Rialp y un camino paralelo al rio empezamos a subir.
Avanzando a buen ritmo por un camino facíl.
Aunque oficialmente vamos en pareja Francisco y yo, Natalia va con nosotros y formamos un equipo. Subimos a un ritmo bastante rápido por sendero, al llegar a una bifurcación vemos que bajan muchos corredores de un camino que sale a la izquierda. Se habían equivocado por seguir al de delante y eso que la señal se veía perfectamente, iniciamos un descenso por pista trotando hasta que ascendemos de nuevo para pasar por el pueblo de Altron. Es noche cerrada por lo que el pueblo presenta un aspecto fantasmagórico hasta que llegamos a un cruce de carreteras donde encontramos mucha gente animándonos, a partir de allí se iniciaba una subida hasta llegar al primer avituallamiento situado en el pueblo de Saurí. Al llegar al avituallamiento no me di cuenta que había venido Cristina, no la esperaba allí y me llevé una sorpresa.
Llegando al pueblo de saurí.
Lástima que salimos muy rápido de allí ya que Natalia no se fiaba de pasar el corte y nos apretaba para que siguiéramos, salimos del pueblo y descendimos por un bonito sendero. Empezaba a amanecer y también empezaba la primera subida dura del día, empezamos a subir por un sendero muy inclinado pasando a bastantes corredores ya que subíamos a buen ritmo. Atravesamos una pista haciendo pequeños atajos y llegamos a un punto donde las vistas hacia nuestra espalda eran espectaculares, a partir de allí se iniciaba una dura subida por la ladera de la montaña por un camino herboso y muy inclinado. El Montsent de Pallars ya mostraba su imponente figura a nuestra derecha, íbamos subiendo y la pala de hierba parecía no tener fin.
Iniciando un autentico kilómetro vertical
El Montsent de Pallars mostraba todo su esplendor.
Al llegar al final de la subida se llegaba al segundo avituallamiento situado en una caseta, recuperamos algo de fuerzas comiendo y bebiendo bien y nos dispusimos a seguir subiendo. Tocaba subir por los terrenos de la antigua estación de esquí de Llessuí, un camino bastante inclinado que iba paralelo a un antiguo telesilla. Al llegar a la cima te marcaban conforme habías pasado y se iniciaba la aproximación hasta el siguiente punto, no teníamos muy claro por donde ir y Francisco y Natalia iban siguiendo a los demás corredores. Yo descendí hacia la derecha siguiendo las señales, cuando estaba a punto de llegar a una pista ancha me encontré de repente volando por los aires. Había tropezado con un alambre que no había visto y caí al suelo, por suerte el sitio donde caí no tenía muchas piedras y no me hice nada. Ya en la pista pudimos ponernos a trotar suavemente hasta que llegamos al lado de una alambrada, allí se descendía por una ladera bastante inclinada. Me encontraba bien y bajé bastante rápido dejando atrás a los compañeros, cuando llegaron comenzamos a subir una pequeña rampa antes de llegar al avituallamiento.
Descenso muy vertical por terreno herboso.

Habíamos llegado al corte horario y con bastante margen, el avituallamiento estaba situado dentro de una tienda militar (aquella tienda me recordó a mis tiempos de la mili, donde yo montaba tiendas de ese tipo) cuando estábamos en el avituallamiento llegó Santi, le esperaba su mujer y salió antes de que arrancáramos nosotros. Tras reponer fuerzas nos dispusimos a afrontar la subida al Montsent de Pallars, la niebla cubría la montaña y no nos dejaba ver por donde debíamos ir. Íbamos subiendo por una pradera de hierba donde pastaban caballos, un paisaje magnífico. De repente Francisco empezó a tener problemas de rampas. Aflojamos el ritmo pero él no podía seguirnos, nos dijo que fuéramos tirando hacia arriba que él se recuperaría poco a poco. Fuimos tirando hacia arriba pero siempre echando un ojo de no dejarlo muy atrás, la subida se iba endureciendo a medida que ascendíamos. Tras una pala de hierba que subía muy inclinada el camino giraba hacia la derecha para pasar por entre las rocas, escuchábamos gritos de ánimo desde hacía rato y no sabíamos de dónde venían. Tras atravesar por un paso entre las rocas por un sendero muy inclinado, vimos de donde procedían las voces de ánimo. Era un grupo de voluntarios que nos jaleaban a nuestro paso, yo localicé donde estaba situada una fotógrafa y le dije a Natalia que hiciéramos un poco de postureo. 
Postureo del bueno al ver una fotografa.
Dureza extrema subiendo, pero siempre con la sonrisa.
Seguimos subiendo y Francisco no llegaba, esperamos unos minutos y enseguida apareció por el estrecho paso entre rocas. Le lanzamos un grito de ánimo y seguimos subiendo, cada vez estábamos más cerca de la cima y el paisaje era espectacular. A un lado un extenso mar de nubes cubría el valle y las montañas, al otro lado el espectacular Parc Nacional d'Aigüestortes i Estany de Sant Maurici. 
El Parc Nacional d'Aigüestortes i Estany de Sant Maurici.
El mar de nubes, simplemente impresionante.
Una vez en la cima Natalia me dijo que ella iba tirando que no quería coger frió, yo le dije que esperaría a Francisco y seguiríamos juntos. Mientras llegaba Francisco estuve deleitándome con las impresionantes vistas a lado y lado de la cima, Francisco llegó enseguida y nos hicimos una foto antes de emprender de nuevo la marcha. 
Con Natalia en la cima del Montsent de Pallars.
Con Francisco a unos metros de la cima.
Comenzamos a descender por un sendero muy empedrado, llaneamos un rato y enseguida encaramos una nueva subida. La subida hacia el Montorroio, Francisco se iba quedando atrás y decidí volverlo a esperar en la cima. Por suerte esta subida no era tan larga como la anterior y pese a la inclinación considerable, se llegaba enseguida a la cima. 
Llegando al Montorroio.

Una vez arriba no tuve que esperar mucho a que llegara Francisco, estaba sufriendo con las rampas pero no se le veía con mala cara. Iniciamos la bajada hacia el siguiente avituallamiento y nuevo punto de corte horario, Natalia no estaba allí y había seguido hacia adelante. La bajada era un poco machacona para los cuadriceps ya que bajaba muy inclinada, un primer tramo con mucha piedra y un segundo tramo con tierra suelta donde tenias que ir clavando talones para bajar. Al avituallamiento se llegaba llaneando por un prado, antes de llegar Francisco me comentó que no era su dia y que conociendo lo que quedaba hasta el siguiente punto lo mejor era retirarse. Me supo mal que se tuviera que retirar, pero si no se encontraba fino tomó la mejor decisión que podía tomar. Estuve unos minutos con él en el avituallamiento y nos despedimos, yo me puse en marcha para ver si podía pillar a Natalia y al menos ir juntos hasta Rialp. Tocaba subir a las Picardes, Francisco me había comentado que esa subida tenía tela y enseguida lo pude comprobar. Al inicio se seguia un senderó que se distinguía bien, pero de repente el camino giraba y te encontrabas con una auténtica pared de hierba frente a tus ojos. Empecé a subir a buen ritmo pero a medida que iba subiendo me notaba que me estaba quedando sin fuerzas, decidí aflojar un poco el ritmo y avanzaba a ritmo muy lento pero sin pararme. A pesar del ritmo que llevaba adelanté a varios corredores que se paraban exhaustos del tremendo esfuerzo que estaban realizando para subir aquella subida. A mitad de la subida había un cartel que indicaba que a 500 metros se desviaban la Trail y la maratón, que largos se me hicieron aquellos 500 metros. Además de largos la inclinación en aquel tramo era brutal, al llegar arriba me tomé unos segundos de respiro y continué mi camino. No veía hacia donde tenia que ir porque la niebla cubría la montaña pero si que notaba que seguía ascendiendo, poco a poco la niebla se abrió y pude apreciar que estaba llegando a una cresta aérea. Nuevamente un paisaje espectacular a medida que avanzaba por aquel paso entre rocas, finalmente llegué a la cima de les Picardes (como había costado llegar hasta allí) tocaba afrontar la bajada y ver si recuperaba un poco las fuerzas.

El primer tramo de la bajada era muy técnico y se descendía por las rocas, después se llegaba un collado donde había un voluntario que advertía que venia un descenso muy vertical por un senderó de piedra suelta. Empecé a descendir extremando las precauciones, a lo lejos vi que tenia a Natalia bastante cerca y decidí acelerar un poco el ritmo. Vi como Natalia se caía a unos pocos metros delante mio y un chico la ayudaba a levantarse. El camino resbalaba bastante debido a la cantidad de piedra suelta que tenia. Bajé clavando talones para descendir mejor, a medida que descendía la bota se me iba llenando de piedrecillas. Por fin llegué al final de la bajada y allí estaba Natalia junto a otros dos chicos quitándose las piedrecillas, le dije que si me esperaba a que me quitara las piedras y me dijo que iba tirando que la pillara. Me quité las piedras y me puse en marcha para atrapar a Natalia, descendimos por un camino empedrado antes de iniciar la subida nueva de la carrera la Pla de Eixe. Enseguida comprobaríamos por qué la llamaban así, el primer tramo de subida no era excesivamente duro pero de repente girabas y te encontrabas un verdadero muro vertical. Natalia y yo soltamos un “me cago en la puta” los dos a la vez y comenzamos a subir, poco a poco conseguimos llegar a la cima. Tocaba descender hasta Espot Esquí, un primer tramo de descenso muy vertical daba paso a un descenso siguiendo las pistas de esquí hasta la estación de esqui.
Allí estaba situado un nuevo corte horario y llegábamos con 1:15h de margen, antes de entrar dentro un tío nos dijo que no nos entretuviéramos mucho allí que íbamos justos. Pero si íbamos con tiempo de sobras, Natalia que ya iba nerviosa pensando que no llegábamos se puso aún mas nerviosa. Yo necesitaba parar un rato allí ya que había llegado muy tocado, a parte pensaba que hasta allí podia llegar Cristina con coche y la verdad es que solo se podía llegar en 4X4. Llamé a Cristina y le dije que estábamos bien y que salíamos enseguida para encarar el ultimo tramo de carrera, Natalia no se fiaba de conseguir llegar en hora a Rialp pero yo le dije que tranquila que seguro que llegábamos incluso antes de que se hiciera de noche. Solo abandonar las pistas de Espot esqui comenzamos a ascender por un senderó, la subida no fue muy larga y llegamos a la cima con una intensa niebla. Empezamos a descendir por pista ancha hasta llegar a un cruce de caminos, desde allí llaneamos por senderó atravesando la niebla. Comenzamos a descendir y la niebla desapareció de repente, bajamos hasta un rió que reseguimos para subir un poco y comenzar un largo descenso por un bonito bosque. Yo me paré a cambiarme los calcetines ya que los llevaba empapados de agua de haber cruzado un rió, Natalia se fue hacia adelante pero como bajé rapido no me costó volver a pillarla. Llegamos a la ermita de la mare de Déu de Caregue y seguimos una pista hasta llegar a las calles del pueblo de Caregue, paramos muy poco en el avituallamiento y le dije a Natalia que iba a llamar a Cristina para decirle que estábamos allí. Justo cuando estaba llamando vi que aparecia junto a Francisco subiendo, nos acompañaron hasta la salida del pueblo y nos despedimos hasta meta. 
Habíamos pasado el último corte horario con muchísimo margen, salimos del pueblo y descendimos hasta el rió siguiendo un sendero. Desde allí subimos una rampa corta pero inclinada hasta el pueblo de Escàs, atravesamos el pueblo subiendo por un inclinado tramo de escaleras. Salimos del pueblo y nos metimos en un sendero, comenzábamos a ascender la última subida de la carrera. Al inicio del sendero una cabra se enganchó a Natalia y la seguía mientras subíamos, subíamos a un ritmo bastante fuerte y poco a poco nos acercábamos a los corredores que teníamos delante nuestro. Llegamos al último avituallamiento antes de meta, comimos algo y nos pusimos de nuevo en marcha. Vimos que teníamos un grupo de 4 corredores delante a pocos metros y aceleramos el ritmo para ver si los pillábamos, una vez en la cima ya veíamos a lo lejos el pueblo de Rialp. Cuando empezaba el descenso le dije a Natalia (seguro que en cuanto estemos cerca se ponen a correr, y dicho y hecho). En un cruce había un coche con voluntarios que ofrecían bebida, aprovechamos para beber algo y seguimos descendiendo ya con ganas de llegar a meta. Pasamos por el pueblo de Surp y comenzamos a descendir por una pista con mucha piedra, la bajada se nos hizo larguísima por culpa de algún cartel de señalización que nos engañaba con la distancia que quedaba a Rialp. Por fin después de pasar junto a las ruinas de un Castillo entramos a las calles de Rialp, atravesamos las calles y llegamos a meta justo antes de que anocheciera. Lo habíamos conseguido una primera etapa de la combinada muy dura, pero superada con éxito. Lastima que Francisco no pudiera acabar la etapa, pero esperábamos que lo dejaran correr el domingo la media con nosotros.
Con Txuse, Natalia y Merce.

55,3 Kilómetros

5000 Metros de desnivel positivo

5000 Metros de desnivel negativo

10000 Metros de desnivel total acumulado

15:00 Horas