miércoles, 15 de marzo de 2017

ULTRA TRAIL LES FONTS DE XERTA

Sabía que sería dura y que no llegaba en mi mejor momento de la temporada, pero llevaba tiempo esperando que llegara la UT Les Fonts. Una ultra diferente a todas las que he hecho, una carrera que se hace por etapas y en 3 carreras en 3 días.

En esta aventura me iban a acompañar en carrera los amigos del CEI Xavi Torrijos y Francisco Pareja, los tres formaríamos el equipo Los Abollaos para competir en categoría de equipos. Tampoco podían faltar a la cita los componentes del equipo de apoyo, mi mujer Cristina y mi amigo Jordi, siempre dispuestos a seguirme en todas las locuras donde me apunto.

Llegó el gran día, el viernes después de comer cogimos el coche y los cinco componentes de la expedición partimos hacia Tortosa donde teníamos nuestra sede del viernes noche. La carrera del sábado empezaba muy pronto, así que teníamos que tener un alojamiento cerca para poder dormir un poco más. Una vez alojados en el hotel nos dirigimos hacia Xerta para recoger los dorsales, en ese momento ya empezaba la aventura.

La Nocturneta
Los Abollaos
La Ultra de Xerta empieza con una etapa fácil de 23 kilómetros y 350 metros de desnivel positivo, hasta aquí podía parecer que la cosa es sencilla. La estrategia del equipo era no quemarnos de cara a la Trail del sábado, así que cuando a las 21:00h dieron la salida salimos en el centro del pelotón y regulando el ritmo. Los primeros 2 kilómetros eran muy llanos y costaba ir despacio debido a la inercia de seguir a los demás, por suerte enseguida empezó la subida. Una subida progresiva a tramos por sendero y a tramos por pista la cual hicimos trotando sin parar. Primer avituallamiento kilómetro 6,5, íbamos cumpliendo el horario que yo había calculado para hacer esos kilómetros, nos plantamos en 40 minutos así que quizás íbamos un pelín rápido.
Primeros momentos de la carrera.
Llegando al primer avituallamiento.
Tocaba un tramo largo hasta el avituallamiento de Aldover, el desnivel positivo de la carrera ya casi lo habíamos hecho entero, nos quedaban unos 75 metros según el GPS. Tras atravesar varias campos y algún que otro sendero, llegamos a Aldover pero antes de llegar al avituallamiento debíamos hacer un pequeño rodeo. En el centro del pueblo había muy buen ambiente, pero nuestro equipo de apoyo no había venido a vernos porque sabía que allí no pararíamos mucho tiempo.
Reponiendo fuerzas en Aldover.
Estábamos en el kilómetro 14 y ya encarábamos los últimos kilómetros, desde el pueblo hasta el siguiente avituallamiento se nos hizo bastante corto ya que lo hicimos rápido. Kilómetro 18 de la carrera y empezaba un tramo nuevo con respecto al año pasado, atravesamos unos campos e hicimos una subida sorpresa que nos pilló un poco desprevenidos. Tras la subida teóricamente ya no quedaba nada de desnivel positivo, pero aun subimos casi hasta los 400 metros de desnivel. Hicimos un largo tramo llano trotando hasta meternos en el camino que discurre junto a la acequia, allí no sé si fue por las ganas de llegar o qué pero aceleramos el ritmo e hicimos los últimos dos kilómetros a un ritmo muy alto. Así por fin llegamos a las calles de Xerta, atravesamos el pueblo y llegamos al casal. Había terminado la primera etapa con muy buenas sensaciones, quizás la habíamos hecho demasiado rápido ya que tardamos 2:33h pero nos encontrábamos bien. Cenamos algo y rápidamente hacia Tortosa a dormir, que a las 6:00h empezaba la siguiente etapa.


Trail Les Fonts

Después de la carrera del viernes me costó bastante coger el sueño, pero a las 4:40h de la mañana sonó el despertador. Apenas había dormido 4 horas y no sabía cómo respondería mi cuerpo después del esfuerzo del día anterior. Mis dudas eran sobre los dolores que he tenido en el pie desde hace un tiempo. Por suerte cuando me levanté de la cama me noté muy bien y sin dolores. A las 5:15h nos fuimos hacia Xerta para concentrarnos para la carrera, al llegar al casal se notaba un buen ambiente y se veían caras nuevas con respecto al viernes. Al ser por etapas la gente se puede apuntar para hacer solo una de las etapas, así que en el casal nos juntamos los que hacíamos la ultra entera, los que hacían solo la Trail y los que hacían una nueva versión, la maratón. Las 6:00h se da la salida a la carrera, nuestro equipo de apoyo nos da ánimos desde las vallas, ya no los veríamos hasta las 17:00h si podíamos llegar al corte. Durante los 70 kilómetros que tiene la Trail habían 7 cortes de horarios y desde la organización nos habían dicho que serían muy estrictos. Los primeros 9,5 kilómetros hasta Paüls eran bastante fáciles ya que quitando un tramo que discurre por un sendero paralelo a la acequia no había ninguna dificultad. Como novedad este año nos encontramos que habían suprimido un tramo y habían abierto uno nuevo que evitaba una acequia muy peligrosa. Poco a poco iba amaneciendo y ya empezaba a intuirse que sería un día muy caluroso. Llegamos a Paüls unos 10 minutos por encima de lo que yo había previsto, pero también habíamos hecho 1 kilómetro más de lo que marcaban en ruta. 
Llegando a Paüls.
Aproveché unas sillas para quitarme ropa ya que me estaba muriendo de calor, mientras los compañeros reponían líquidos y comían algo. Cuando acabé bebí abundante isotónico y comí algo y enseguida nos pusimos en marcha, tocaba afrontar una subida fuerte y bastante larga. Xavi se puso en cabeza y puso un ritmo bastante fuerte, Francisco y yo lo seguíamos sin problemas y además íbamos adelantando a mucha gente. Pasamos por un paso bajo una roca que impresionaba y después empezó el tramo más inclinado de la subida, el calor apretaba de lo lindo y estábamos sudando de lo lindo. 
Atravesando el paso bajo la pared de roca.
En ese tramo de subida tuve que ejercer como capitán del equipo que era y decirle a Xavi que me ponía yo en cabeza para marcar el ascenso, fuimos subiendo a menos ritmo pero sin descanso hasta que finalmente llegamos al Tossal de Engrilló. Ahora el GPS no cuadraba con el kilometraje de carrera y me daba 600 metros menos en teoría, pero habíamos llegado 5 minutos antes de lo que yo había previsto. El control y avituallamiento no estaban en la cima del Engrilló, para eso aun tuvimos que subir unos metros por pista y después por un corto pero inclinado sendero. Con respecto al año pasado llegar hasta la cima había sido algo más fácil, pero nos quedaba averiguar si eso sería la tónica de la carrera. 
Los Abollaos en la cima del Tossal de l'Engrilló.
La bajada desde la cima era por un sendero empedrado y tras subir un pequeño repecho se iniciaba la bajada. Una bajada donde teóricamente deberíamos ganar tiempo, pero como era muy empedrada decidimos bajarla caminando rápido, tras la bajada vino un ascenso corto pero muy cabron que yo creo que a más de uno dejaría tocado. Nos quedaba aun un buen tramo hasta el primer corte de carrera y se nos echaba el tiempo encima. Aprovechamos que venía un sendero bueno y nos pusimos a correr para ganar algo de tiempo. Llegamos al control 5 minutos antes de lo que yo había previsto por lo que llevábamos unos 20 minutos con respecto al cierre de carrera. Teníamos la sensación de que íbamos bastante mejor que el año anterior porque encontramos mucha gente en el avituallamiento de Sant Roc.
Avituallamiento de Sant Roc.
Repusimos fuerzas comiendo y sobretodo bebiendo mucho, pero Francisco tardaba un poco en llenar las botellas y no se le veía con muy buena cara. Encaramos una subida que desconocíamos, el primer tramo coincidía con la maratón pero después nos desviaron de la pista por la que estábamos subiendo para coger un sendero. Empezamos a subir cada vez con más inclinación y Francisco se iba quedando atrás, tuvimos que aflojar el ritmo bastante pero ante todo estaba el compañero. Fuimos subiendo sin parar hasta que llegamos a una zona donde parecía que había acabado la subida, llaneamos un buen rato por un sendero muy guapo pero enseguida salimos a una pista que parecía que nos llevaría hasta la cima. Aquello era demasiado bonito y enseguida nos volvimos a desviar para afrontar un último tramo de subida, llegamos arriba y tuve que darle un antioxidante a Francisco para las rampas. Iniciamos un tramo de bajada por pista que nos fue muy bien para avanzar un poco, pero después hicimos un tramo de senderos que acabaron en una rampa muy inclinada que en el perfil era una pequeña puntita. 
Rampas sorpresa que te dejaban fino.
El descenso como los anteriores era por camino técnico y costaba correr, llegamos al avituallamiento con mucho calor. Habíamos llegado 25 minutos por encima de lo previsto y nos quedaba un trozo para llegar hasta el siguiente cierre de carrera, nos pusimos en marcha para ver si teníamos algo de tiempo para sentarnos a comer en el siguiente punto. Salimos del control caminando rápido ya que Francisco se había recuperado, primero por pista para acabar por sendero bastante inclinado. La bajada con piedras y mucha regata la hicimos caminando rápido y teóricamente llegábamos con 10 minutos con respecto al cierre, al llegar nos recibieron con la frase… En 8 minutos salen los escobas.
Joder acabábamos de llegar agobiados por el crono y cansados físicamente, nos pillamos los macarrones y nos sentamos pero debido a la tensión no fuimos capaces de comer nada, nos levantamos recargamos líquidos e intentamos comer algo. El siguiente tramo era una novedad de este año, subiríamos hasta la Espina siguiendo el barranco del carrer ampla. Primero se pasaba junto a un centro de interpretación para acto seguido entrar al barranco siguiendo el cauce del rio que estaba seco, un continuo sube y baja sin senda fija y con mucha piedra. En ese tramo me dio un fuerte dolor de barriga y les dije a los compañeros que me adelantaría a hacer una técnica larga, aproveché unas cuevas que había para parar. La comida me había sentado mal y estaba mal del estómago, cuando acabé tuve que acelerar el ritmo para enganchar a los compañeros. Poco a poco el barranco se estrechaba y llegamos a la zona dels Estrets de Palanquetes, una zona donde seguíamos un sendero entre enormes paredes de piedra. Daba la impresión de estar en una película de indios y que en cualquier momento nos atacarían los indios, a medida que subíamos me iba notando cada vez con menos fuerzas y me costaba seguir a los compañeros. 
Sendero muy empedrado para subir hacia el barranco.
Inicio de Estrets de de Palanquetes.

Me costó muchísimo llegar hasta la cima, pero una vez arriba era bajada y podía recuperar fuerzas. Nos quedaban 5,5 kilómetros y 50 minutos para el cierre de control, tocaba apretar el culo y darle caña a las piernas. Bajamos lo más rápido que pudimos, no podíamos bajar muy rápido porque en algunos tramos la bajada es bastante técnica. Cuando estábamos a punto de llegar al pueblo de Alfara de Carles vimos al compañero Baldiri, debido al poco tiempo que nos quedaba no pudimos pararnos a charlar con él. Tras atravesar una especie de riera encaramos una larga calle para llegar al avituallamiento, a lo lejos se sentían los gritos de ánimo de nuestro equipo de apoyo Cristina y Jordi que nos esperaban allí. Llegamos al control justo 3 minutos antes del cierre, habíamos hecho un descenso bastante rápido. Yo estaba bastante agotado y Cristina me dijo que no continuara, yo le dije que tranquila que iríamos regulando para recuperar fuerzas. Bebí bastante líquido, pero la comida hacia horas que no me entraba.
bebiendo mucho liquido.
Estaba agotado fisicamente.

Salimos de Alfara con cero margen de error, estábamos en la misma situación que el año anterior. Yo estaba cansado pero quería lograr el objetivo, empezamos la subida con ritmo lento pero sin pararnos. Solo empezar ya escuchábamos que los escobas venían con una chica inglesa que ya habíamos coincidido con ella y con un chico. La chica y el chico no sé si se tomaron algo o qué, pero nos pasaron como un cohete. Los escobas llegaron a nuestra altura y resulta que eran los mismo que el año anterior, la subida hasta llegar a al Coll de Paüls se hizo muy larga y tardamos más de 1 hora en hacer los 3,6 kilómetros desde Alfara. 
Vistas durante la subida al Coll de Paüls.
Desde allí nos quedaba un cresteo un sube y baja y la subida final a la Coscollosa, cuando estábamos haciendo el ultimo descenso antes de encarar el ascenso final, llamaron a los escobas y les dijeron que en 33 minutos cerraban la carrera. Nos quedaban 4,5 kilómetros y sabíamos que nos sería imposible llegar al cierre, nos relajamos y encaramos el ascenso final sin prisas. Una vez arriba ya tuvimos que ponernos los frontales porque ya era negra noche, la bajada en principio era corta pero muy técnica en el primer tramo. Cuando quedaban 2,9 kilómetros para llegar yo estaba realmente cansado y tuve que aflojar muchísimo el ritmo, a falta de 1,4 kilómetros me tuve que sentar porque me medio mareaba. Por suerte me recuperé. El último kilometro parecía que fueran 100 de lo largo que se nos hizo. Finalmente llegamos a la Font Nova con 62,2 kilómetros y 3800m + en las piernas, a mí no me entraba nada de comer y solo quería descansar para recuperarme así que me metí en el coche que nos tenía que bajar a Xerta. Cuando nos dejaron me baje del coche bien, pero a los pocos metros de llegar al casal me mareé un poco y me llevaron a la ambulancia para que me miraran bien. La doctora que me miró me dijo que estaba bien de todo, lo único que había llegado deshidratado y muy cansado. Cristina trajo el coche hasta allí y nos fuimos hacia nuestro alojamiento, una casa en Tivenys. A la casa ya llegué recuperado pero aun no me entraba la comida. Después de ducharme ya pude comer y directo a la cama. Renunciamos a correr la última etapa para no malgastar energías tontamente, en vez de correr nos fuimos a comer un buen almuerzo de forquilla.

85,14 kilómetros

4208 Metros de desnivel positivo

3807 Metros de desnivel negativo

8015 Metros de desnivel acumulado

16:49 Horas


En conclusión, la Ultra de Xerta es una de las más duras que he hecho nunca. No por los kilómetros y el desnivel, es por el poco descanso que tiene el cuerpo para afrontar las etapas que preceden a la Nocturneta. Afrontar una carrera de 70km 4000+ ya es complicado, pero hacerlo sin apenas haber dormido te lastra bastante. Felicitar a los organizadores por este pedazo de carrera que tienen. El recorrido de la Nocturneta tiene su encanto, el recorrido de la Trail es fantástico, el tramo nuevo de subida a la Espina era espectacular a pesar de convertir la carrera en mucho más dura. El recorrido estaba impecablemente marcado y era imposible perderse. Un 10 a los voluntarios por estar ayudando en todos los avituallamientos y en el casal de Xerta donde nos trataron muy bien, agradecerle el trato también a los chicos de la ambulancia por el trato recibido. Como no y no me cansaré de decirlo, agradecerle enormemente a Cristina que me venga a seguir a todas las carreras. A pesar de que le di un pequeño susto al final, estuvo allí para ayudarme en todo, al igual que Jordi que apoyo al equipo Abollaos como el que más. Ha sido todo un placer caminar con los amigos Xavi y Francisco, a pesar del sufrimiento en carrera lo hemos pasado genial compartiendo horas y kilómetros. 
Expedición de Xerta al completo.

martes, 3 de enero de 2017

RESUMEN DEL AÑO 2016

RESUMEN DEL AÑO 2016

RESUMEN ENTRENAMIENTOS Y COMPETICIONES 2016
KILOMETROS TOTALES: 3195,1 KILOMETROS
HORAS INVERTIDAS: 590:37 HORAS
DESNIVEL ASCENSO: 145.793 METROS
DESNIVEL DESCENSO: 143.358 METROS
DESNIVEL TOTAL ACUMULADO: 289.151 METROS

RESUMEN ENTRENAMIENTOS
KILOMETROS TOTALES: 2220,24 KILOMETROS
HORAS INVERTIDAS: 404:31 HORAS
DESNIVEL ASCENSO: 94.572 METROS
DESNIVEL DESCENSO: 92.570 METROS
DESNIVEL TOTAL ACUMULADO: 187.142 METROS


RESUMEN COMPETICIONES
KILOMETROS TOTALES: 974,77 KILOMETROS
HORAS INVERTIDAS: 187:52 HORAS
DESNIVEL ASCENSO: 51.221 METROS
DESNIVEL DESCENSO: 49.284 METROS
DESNIVEL TOTAL ACUMULADO: 100.505 METROS


PRUEBAS TOTALES: 17
MARCHAS DE RESISTENCIA: 5
ULTRA TRAILS: 4
TRAILS DE MONTAÑA: 4
CARRERA POR MONTAÑA: 3
CARRERA CORTA: 1
FINALIZADAS CON ÉXITO: 15
RETIRADAS: 1 POR LESION

NEUTRALIZACIONES: 1 POR TORMENTAS ELECTRICAS

domingo, 11 de diciembre de 2016

LA NEORURAL 2016

El gran día ha llegado por fin se ha celebrado La Neorural, la carrera de casa. Una carrera donde su organizador Santi me sorprende cada vez que participo, conozco la serralada casi al milímetro pero Santi siempre inventa nuevos senderos que me dejan alucinado de la gran variedad de rutas que puedo hacer por estas montañas.
A las 6:45h suena el despertador, no tengo nervios ya que el conocer el terreno por donde voy a correr me da seguridad. Pese a todo acudo a la carrera con cierto respeto, últimamente me duelen mucho los pies cuando salgo a entrenar y no sé cómo responderá mi cuerpo al esfuerzo que tendré que hacer. Mi mujer Cristina me acompaña para verme salir, al llegar a Sta Maria de Martorelles hemos ido a aparcar a una explanada junto al cementerio. Nos hemos dirigido hacia la zona de salida a recoger el dorsal y dejar la mochila de la ducha en el guardarropa, después de recoger el dorsal y tomar un cafetito he hecho una visita rutinaria al lavabo para ir mas ligero en carrera. Al salir me he empezado a cambiar y a preparar para la carrera, mientras me cambiaba iban llegando los compañeros de Oju ke Passu y los Ciervos, también he saludado a Alex Ferrer y a  Gerard y Adrià que los conozco del campo de futbol. A las 8:17h Alex y yo hemos salido a calentar un poco mientras Cristina iba a situarse en la zona de salida para vernos salir. Tras un breve calentamiento nos hemos ido a colocar en la zona de salida, el ambiente cada vez estaba más animado y nos grababan con un dron mientras nos hacían un pequeño breafing de la carrera.
Esperando la salida.
5,4,3,2,1 vamoooos, salimos del pabellón y encaramos los primeros metros de la carrera dando un pequeño rodeo por el pueblo, por suerte este año han quitado la subida a las escaleras y la rampita de los últimos años y hemos subido directamente hacia la iglesia y pasado por la plaza. En el descenso por la carretera hacia el cementerio he dejado atrás a Alex porque he acelerado el ritmo para evitar tapón en el primer sendero, tras pasar can Bernades hemos iniciado la subida por senderos. Pasando el primer tramo atravesando el Bosc Bonic, en esa zona la gente tiraba bien y no se ha formado ningún atasco. El problema ha llegado al girar y encarar el sendero que subía hacia la torre eléctrica, la gente ha frenado en seco y se ha formado un atasco considerable.
Pillando atascos en el sendero.
Tras salir del sendero una vez en la pista que bajaba a la cantera me he puesto a correr bastante rápido haber si adelantaba a gente y no encontraba más parones, la subida por el sendero de la cantera es dura pero muy chula y allí también había algo de retención. Al salir del sendero me he puesto a correr en la pista para poder entrar en el sendero del agujero con margen y sin nadie que me agobiara, he llegado con más gente a la entrada del sendero pero los he dejado pasar y he bajado a mi ritmo. La subida hacia el Dolmen se hace dura pero la he hecho bastante bien. 
Descendiendo por el agujero hacia la Teula.
Subiendo hacia el Dolmen.


En la pista he apretado un poco el acelerador para coger posiciones en el sendero que baja hacia la Font Sunyera. La bajada hacia la Font Sunyera la he hecho bastante rápido ya que este año la han acortado haciéndonos girar un poco antes en el sendero de bajada y quitando un tramo bastante vertical. Antes de llegar a la Font Sunyera te encuentras un sendero bastante técnico que desciende a la pista, allí nos hacían una foto pero creo que a mí no me han pillado porque no me atrevía a pegar un salto en la roca donde se colocaba el fotógrafo. Una vez en la pista de la Font Sunyera he coincidido en el momento que venían los Trotacamins y he podido saludar a Pedro aunque fuera de lejos, he continuado mi camino esperando encontrar el avituallamiento en la fuente pero este año lo habían subido unos metros. En el avituallamiento he saludado a Carla he cogido un poco de bebida y me he puesto en marcha, el sendero que subía hasta la pista es espectacular y uno de los que más me gusta de la carrera debido a sus cambios de paisaje dentro de un mismo sendero. El tramo final es una subida vertical que castiga las piernas de lo lindo y para postre cuando llegas arriba has de seguir subiendo, después se baja a la pista y se gira hacia la izquierda pasando a 20 metros de donde habíamos salido del sendero. En la pista me ha pillado Abraham de los Ciervos, he ido un rato con el pero he visto que llevaba un ritmo algo mas alto que el mío y yo no quería forzar más de la cuenta. El descenso hasta la Font de la Dinamita es rápido y pasa por la zona que llaman el Vietnam por el tipo de vegetación que tiene. Tras pasar la fuente se sigue un sendero que pasa por antiguas edificaciones y por debajo de las casas de la urbanización y va a salir a una pista ancha. 

Atravesando el Vietnam.
El entorno de la Font de la Dinamita, maravilloso.
El año pasado el avituallamiento estaba solo salir del sendero, este año lo han puesto un poco más adelante. Abraham no ha parado y se me ha distanciado, a partir del avituallamiento venia uno de los senderos nuevos de este año. Un sendero que iba de una pista a otra en subida, por suerte ya lo conocía y no se me ha hecho muy duro. Una vez en la otra pista he seguido mi ritmo siempre acompañado por la chica que iba en cuarto lugar, ella me adelantaba en las bajadas y yo en las subidas hasta que hemos llegado al sendero de la antigua caseta del guarda y allí yo he bajado más rápido y la he dejado atrás. Cuando he hecho todo el descenso he decidido dosificarme un poco de cara a la subida hacia la Torre Vigía, tras salir del sendero se seguía la pista y a unos 400 metros nos metíamos de nuevo en un sendero que nos llevaba hasta una de las subidas más duras de la carrera. La subida por trialera hasta el Puig de la Creu, he apretado los dientes y sudado mucho en este tramo.
Subida al Puig de la Creu.
Después un pequeño descenso y una nueva rampita para llegar a la vigía, había llegado a mitad de carrera con casi 15 min menos que el año pasado. No me fiaba a pesar de ir bien porque me temía los nuevos senderos y sabia que me harían frenar el ritmo, cogí algo de beber en el avituallamiento y para abajo. Descendí por las curvas de las viñas algo más lento que otros años para reservar energías y aproveche la pista para tomarme un antioxidante, tocaba un tramo largo de empalme de senderos. Primero venia la subida por el sendero que te llevaba de una pista a otra, la subida la he hecho andando el primer tramo y trotando suave el segundo. Una vez en la pista he llegado al cruce donde se cogía el siguiente sendero, allí he saludado a Conxi y su marido que hacían de control. El sendero que venía en ese momento lo suelo hacer bastante rápido, pero he reservado. De nuevo pista y a por otro sendero, este era la antigua bajada a los cerezos. He bajado bastante rápido a pesar de no ser un buen bajador, después del descenso tenía que venir subida así que pista hacia arriba y a subir la Criminal, una rampa de 150 metros pero con una inclinación considerable.
Subiendo a la criminal, la inclinacion es considerable.
He tenido que subir andando hasta el inicio de la bajada por sendero ya que mis piernas ya estaban algo tocadas, el sendero lo he disfrutado y he bajado bastante rápido. Al Salir me he encontrado con los hermanos Valcarcel Javi y Patrick y me han indicado que girara a la derecha ( a la derecha?) no me esperaba ese tramo. A los pocos metros nos hemos metido en un sendero totalmente desconocido para mí, el sendero escondía infinidad de trampas para las piernas del corredor. Bajadas técnicas, subidas resbaladizas, pasos bosque atraves, una gozada. En un momento del sendero me he despistado un poco y me he salido del recorrido, pero rápidamente he vuelto al camino correcto. Al salir del sendero me he dado cuenta de donde habíamos salido, para mi asombro estábamos en la pista que sube a Can Gurri pero sin haber hecho pista apenas. Desde allí subida dura hacia la pista por el sendero donde no he corrido nada y he caminado rápido, las caras de los corredores daban muestras del sufrimiento que estábamos pasando (pero lo estábamos disfrutando) una vez en la pista tocaba descender hacia la Font de Can Gurri, un descenso que no me canso de hacer a pesar de haberlo hecho infinidad de veces. Tras salir del entorno de Can Gurri hemos descendido la pista para llegar al siguiente avituallamiento, a partir de allí se acercaba la segunda novedad de este año. El primer tramo ya lo hicimos el año pasado y era un descenso vertiginoso, después nos hemos desviado hacia la izquierda y hemos atravesado una antigua cantera, parecía que estuviésemos atravesando una tartera de los pirineos en plena Serralada.
Descendiendo la tartera.
Tras salir de la cantera hemos llegado a la explanada donde antiguamente se hacían campamentos de la casa de colonias de Can Girona, mis piernas iban notando el esfuerzo de tanto correr y el continuo sube y baja. Poco antes de llegar a la Font de la Merce nos hemos desviado de nuevo para encarar una subida bastante dura hacia el Safareig de Can Barbeta, por suerte ya había entrenado ese tramo y sabia donde podía trotar y donde debía caminar para no forzar. Tras salir del sendero un breve tramo de pista y de nuevo hacia arriba siguiendo un sendero que sale junto a Can Barbeta, como cada vez se escuchaban más cerca los ánimos que daban los koalas en la subida del castillo yo me iba animando. La subida por el sendero del perrero se me ha hecho bastante larguilla, cuando he iniciado la bajada he intentado acelerar un poco el ritmo haber si ganaba algo de tiempo.
Al salir del sendero tocaba hacer un tramo de enlace por pista hasta el inicio de la subida al avituallamiento de los Koalas, la pista ascendía suavemente para después descender hasta el inicio de la subida. Escuchaba a los koalas animando y eso me ha dado fuerzas para apretar un poco el ritmo, pero tras pasar una antena venia el tramo más inclinado de la subida y me ha dado un amago de rampa y he tenido que aflojar. Cuando he llegado a la altura donde podía ver a los koalas, me han animado a subir corriendo diciendo que allí habíamos ido a correr y no a caminar. 
Los Koalas animando la dura subida.
He cogido algo de beber y me he puesto en marcha dispuesto a encarar los últimos kilómetros y afrontar la subida sorpresa, la bajada por pista la he hecho a ritmo alto pero sin forzar. Después el sendero que ataja hasta la pista que lleva a las viñas, afrontaba a partir de allí un tramo que se me da bastante bien como es el sendero que tiene varios toboganes y el descenso hacia la pista del depósito. Todo ese tramo lo he hecho sin parar de correr pero con la mente puesta en la última rampa, tras salir a la pista la hemos seguido unos metros y de nuevo hacia abajo por un sendero bastante técnico de bajada en el que he tenido que poner culo a tierra para poder bajar el tramo final. Afrontaba la última subida confiado porque la había entrenado, pues nada más empezar la subida, zasca. Me he enrampado de tal manera que he tenido que subir todo el rato cojeando, además la subida que yo había entrenado solo era la mitad de lo que estábamos haciendo. Yo había entrenado la subida directamente hasta el sendero y nos han hecho girar hacia la izquierda y seguir la riera hasta enlazar con la última subida del año pasado, he hecho el último tramo como he podido y por fin encaraba el ultimo kilometro. He probado a trotar y solo era capaz de hacerlo lentamente, hasta que tras pasar el circuito de bicicrós y entrar en la última bajada he podido acelerar el ritmo para llegar a meta dentro del tiempo que me había programado hacer. Justo cuando he llegado Cristina estaba hablando y no me ha visto llegar, la he tenido que avisar de que estaba llegando. He ido a buscar la mochila de la ducha y a ducharme con agua bien calentita (los cojones estaba helada) tras la ducha los músculos se me han recuperado instantáneamente jejeje. He recogido mi bocata, me he despedido de los compañeros y para casa después de haber disfrutado de la serralada como nunca.

27,9 Kilómetros

1700 Metros de desnivel positivo

1700 Metros de desnivel negativo

3400 Metros de desnivel total acumulado

3:50 Horas


En conclusión, creo que la carrera me ha ido mucho mejor de lo que me esperaba después de los últimos entrenamientos que había hecho. En todos los entrenamientos previos había acabado súper cargado de piernas, hoy al acabar me dolían pero ni mucho menos como en los entrenos. La Neorural es la carrera de casa, una carrera que me encanta correr porque nos juntamos muchos conocidos de toda la vida del pueblo que disfrutamos a tope de nuestra montaña. Contento por la actuación de los compañeros de Oju Ke Passu con la victoria de Esteve y el segundo puesto de Oriol Prat en categoría masculina y el segundo puesto de Carmen en categoría femenina, así como la buena actuación de todos los compañeros. Sobre la carrera que puedo decir un 10 en todo, hasta en la ducha fría y todo porque eso es una cosa inevitable. El recorrido es de 10 sabiendo combinar perfectamente todos los senderos y evitando la pista, en el tramo de bajada a la Dinamita se podría quitar algo de pista por algún sendero que hay por ahí pero eso ya se lo comentare a Santi. Los avituallamientos perfectos, la señalización espectacular imposible perderse aunque yo me haya despistado, los voluntarios un 12 por colaborar desinteresadamente y estar siempre con una sonrisa en la cara. A Santi felicitarlo por como se lo curra año a año y decirle que estoy a su disposición para montar algo grande… tengo un sueño hace tiempo y espero poderlo hacer realidad aunque sea complicado (hay lo dejo jajaja) como no para acabar darle las gracias a Cristina por acompañarme a la carrera y pegarse un madrugón y pasar frio por animarme en la salida y en la llegada.

domingo, 16 de octubre de 2016

SUBIDA AL PUIGMAL CON CRISTINA

Tenía especial ilusión de que Cristina subiera a la cima del Puigmal. Hemos subido a varios picos de menor altitud pero tras subir al Taga, la cima del Puigmal era el gran objetivo.
Nos alojamos la noche del viernes en Queralbs para no tener que madrugar en exceso y aprovechamos la tarde para visitar el pueblo y descansar de cara a lo que nos esperaba al día siguiente.
En esta aventura nos iban a acompañar nuestros amigos Toni y Sonia.  A las 6:45h sonó  el despertador. A las 7:15h habíamos quedado con Toni y Sonia para subir hacia el parquin de Fontalba. Cuando llegaron nos metimos todos en nuestro  y para Fontalba. Para llegar al parquin hay que seguir una larga pista de tierra durante 11 kilómetros.
Las 7:50h llegamos al parquin de Fontalba (2070m). Justo al aparcar nos damos cuenta de que es un no parar de llegar coches. El tiempo era bastante inestable y estaba bastante tapado, pero no hacía mucho frio. A las 8:00h nos pusimos en marcha tal y como teníamos previsto. El primer tramo de subida es siguiendo el Pla de les Dues Lliures, un prado bastante llano. Cristina subía hablando con Sonia y yo iba avanzándome junto a Toni para hacer fotos y videos.
Primer tramo de la subida.
Enseguida se acabó lo bueno, y el llano dio paso al primer tramo de subida fuerte. Un sendero serpenteante que nos permitía ver como íbamos ganando altura casi sin darnos cuenta. Poco a poco fuimos subiendo mientras a nuestra espalda teníamos una espectacular vista de la Serra Cavallera. Coronamos la Cima de la Dou (2471m), Toni y yo esperamos que llegaran Cristina y Sonia. Ya llevábamos bastante desnivel hecho y las vi con ilusión de llegar a la cima. 
Paisajes de ensueño durante la subida
Parada para recuperar fuerzas
Un pequeño tramo de bajada nos permitía descansar un poco del esfuerzo. No solo cambiamos la pendiente sino que también cambiamos de vertiente de la montaña y empezó a soplar un aire muy frio. Tuvimos que pararnos en el Coll de Fontalba (2451m) a ponernos ropa porque el frio era considerable, una vez abrigados tocaba un nuevo tramo de fuerte subida. Debíamos subir hasta el Cim del Borrut (2670m), la subida era dura pero a parte debido al fuerte viento se nos hizo bastante pesada. Sonia se iba quedando cada vez más atrás porque tenía problemas para respirar y mucho cansancio. 
Subiendo hacia el Cim del Borrut.
Una vez llegamos al Cim del Borrut paramos un momento a descansar. Nos pusimos de nuevo en marcha para afrontar el último tramo hasta la cima, quizás el tramo más duro de la ascensión. Empezamos a subir y a los pocos metros vi como Toni me hacia señales con el brazo, le dije a Cristina que si quería podía seguir subiendo poco a poco y yo fui a ver qué pasaba. Cuando llegué a su altura me dijeron que Sonia no podía continuar y se iban a dar la vuelta, me despedí de ellos y me fui a buscar a Cristina. Justo antes de llegar me di cuenta que no les había pedido los guantes que le había dejado a Sonia, como Cristina empezaba a tener frio en las manos fui corriendo a buscar los guantes. El viento casi me tira ladera abajo ya que soplaba con mucha fuerza, me reencontré con Cristina y seguimos subiendo. La subida iba ganando en dureza a cada paso, pero finalmente conseguimos llegar a un pequeño llano desde donde ya podíamos ver la cruz del Puigmal. 
Cristina contenta porque casi lo habia conseguido.
Cristina se emocionó viendo que casi ya lo había conseguido, pero a la vez le dio pena que Sonia no lo hubiera podido lograr. Llaneamos un poco y por fin llegamos al gran objetivo, habíamos llegado a la cima del Puigmal (2913m) Lástima que el tiempo no nos acompañaba y tuvimos que hacernos la foto y estar allí muy poco tiempo.
Con Cristina en la cima del Puigmal (2913m)
Cristina muy contenta tras haberlo conseguido.
Salimos de la cima para refugiarnos en unas piedras para comer alguna cosa. Una vez recuperamos fuerzas fuimos en dirección a la bajada para ir hacia la Vall de Nuria. El primer tramo de bajada es un sendero zigzagueante y con una fuerte inclinación. Cristina bajaba bastante bien a pesar del terreno empedrado que estábamos bajando. El valle que nos rodeaba es impresionante y se observan todas las cumbres por las que discurren carreras como la Olla de Nuria. Una vez pasado el tramo más difícil llegamos a un tramo más fácil de pisar. Pasamos junto a unas rocas donde nacía el rio, llegamos a la zona de la Coma del Embut (2534m) y seguimos el torrent del Embut por su lado derecho.  Enseguida tuvimos que parar a quitarnos ropa, ya que el tiempo en esta vertiente del valle era totalmente opuesto al que habíamos tenido en la subida. 
Primer tramo muy inclinado.
Bajando por Coma del Embut.
Delante nuestro se veían las espectaculares montañas, los contrastes de colores eran una imagen única para nuestros ojos. Bajábamos por un terreno bastante mejor que el del inicio. Pasamos un salto de agua bastante espectacular y proseguimos nuestro camino. En el cruce de caminos dejamos a un lado el sendero que baja a Nuria más directo, nosotros  cogimos el de la izquierda que para Cristina era mejor bajada. La verdad es que creo que acertamos, porque cuando cogió el sendero de buen pisar Cristina iba como las balas. Pasamos por la zona de acampada libre y nos hicimos un selfie con una vaca, proseguimos y llegamos al Santuario de Nuria (2000m) una vez allí Cristina entró  en la Ermita de San Gil para ver la imagen de la virgen de Nuria.
Saltos de agua espectaculares durante la bajada.
Selfie con el ternerillo.
Proseguimos nuestro camino bordeando el lado y pasando junto al mirador. Subimos hasta un cruce de caminos, cogimos el de la derecha que llevaba hacia Fontalba. El primer tramo va ganando altura hasta La Coma de les Perdius, desde allí habían pequeñas subidas y bajadas hasta llegar a un llano donde pasamos junto a la cabaña de Gombrén (2130m), un pequeño refugio para pastores. 
Vistas del Valle de Nuria.
En este tramo nos llovió un poco. Tras un tramo que subía un poco más, llegamos a La Fita (2150m) el punto más alto del camino de Nuria a Fontalba. El camino a partir de ese punto ya era algo más fácil ya que era bajada y llano, por dentro de un bosque. Al salir del bosque ya podíamos ver a lo lejos, los coches aparcados. Nos quedaba muy poco para llegar, pero antes pasamos por la Dou de Fontalba cuyas aguas se juntan con las del torrente del Puigmal y forman el torrente de Fontalba.

Ya podiamos ver los coches aparcados.
Llegando al final del camino.
Seguimos y pasamos un pequeño torrente para poder llegar al camino final hasta el parquin. Cristina estaba muy contenta porque había logrado el objetivo y además lo había hecho disfrutando del recorrido.
16 Kilómetros

1244 Metros de desnivel positivo

1244 Metros de desnivel negativo

2488 Metros de desnivel total acumulado

6:31 Horas con paradas incluidas


En conclusión, un nuevo reto conseguido por Cristina que ya lleva unas cuantas cimas logradas. Estoy muy orgulloso de ella ya que a pesar de no estar acostumbrada a andar, se ha esforzado y lo ha logrado. Lástima que Sonia y Toni no pudieran llegar a la cima porque les quedaba muy poco. Tendremos que pensar cuál será el próximo objetivo de Cristina. A mí me gustaría una nueva cima pero pensaremos cual podrá ser.

domingo, 4 de septiembre de 2016

TDS, SUR LES TRACES DES DUCS DE SAVOIE 2016 SEGUNDA PARTE

Entré al avituallamiento de Cormet de Roselend sin haberme recuperado físicamente de la subida anterior y de los fuertes calores, Cristina no podía entrar al avituallamiento así que no nos podíamos ver hasta que saliéramos. Yo llegué y me tumbé en el suelo a descansar, le dije a Xavi que no me entraba nada de comer y que necesitaba 5 minutos para descansar. Xavi me dijo que debía comer, y me fue a buscar un bol de sopa mientras yo me cambiaba de calcetines. Cogí mi bolsa de vida y me cambié los calcetines por unos limpios, también cogí el Aquarius que tenía guardado y me rellené el camel y bebí lo que pude para recuperar fuerzas. Xavi me dijo que Cristina y Antonio estaban al final de la carpa de avituallamiento, yo seguía sin haber recuperado la fuerza. Como pude me puse de pie y fui con Xavi hacia el final de la carpa. El pie me dolía una barbaridad y cojeaba exageradamente, cuando Cristina me vio me dio una bronca. Me dijo que donde iba así, que no fuera tonto y no me hiciera daño. Le dije que no se preocupara, que simplemente me faltaba descanso, pero que confiaba que sería capaz de pasar aquel bache. La sopa era lo único que me entraba, así que me tome otro bol para salir con algo caliente en el cuerpo. Nos pusimos ropa de abrigo para salir del avituallamiento y me despedí de Cristina. Ella y Antonio se tenían que ir porque el autocar que los llevaba de vuelta a Chamonix se iba. Antes de irse me hizo prometerle que si me pasaba alguna cosa la llamara, le dije que tranquila que seguro que me iba a recuperar.
Salimos del avituallamiento con bastante frío, tocaba subida y yo seguía sin fuerzas. Comenzamos la subida por un sendero bastante bueno, pero poco a poco el sendero se iba volviendo más difícil de andar con numerosas zonas de barro. La subida no se acababa nunca, pero por suerte yo sí que iba recuperando mis fuerzas y ya no caminaba tan despacio como en la anterior subida. Coronamos el Col de La Sauce y nos dispusimos a afrontar la bajada hacia La Gitte, pensábamos que la bajada seria sencilla y que al llegar a la Gitte encontraríamos avituallamiento. La bajada se nos hizo larguísima ya que el sendero era de muy mal bajar por la cantidad de piedras que había, además había que andar con ojo porque a los laterales del sendero se apreciaban unos buenos acantilados. Este tramo de día hubiera sido espectacular hacerlo, llevábamos un buen rato bajando y no veíamos ningún avituallamiento. Llegamos a una zona donde había dos tíos marcando nuestro paso, les preguntamos que quedaba para el avituallamiento. Nos dijeron que 1,5 kilómetros, decidí comprobarlo con mi GPS y cuando llegamos al avituallamiento me marcaba 2,4 desde que vimos a los dos tíos. Digo llegamos al avituallamiento porque era una casita con luces donde nos controlaban, yo esperaba encontrar algo sólido ya que había recuperado mis ganas de comer. Solo había agua y a mí no me entraba el agua sola, me tocaría dosificar el Aquarius de mi camel, salimos rápido de allí y nos dispusimos a enfrentarnos a la subida hacia el Col Est de la Gitte. Xavi se juntó con un chico mexicano que se llamaba Milton y empezaron a hablar, poco a poco se iba distanciando. Yo le dije que iba subiendo a mi ritmo, el primer tramo de la subida era un sendero que subía haciendo eses. Tras el tramo de sendero continuamos subiendo por pista ya con más comodidad a pesar de que la inclinación era importante, en un momento de la subida vimos a Bea y Julián sentados en un lateral del camino. Los esperamos y continuamos los 4 juntos hasta la cima del Col Est de la Gitte, en la cima Julián siguió hacia adelante pero Bea nos dijo si podía seguir con nosotros. Habíamos pasado a ser un equipo de 3, para llegar al Col du Jouly que era el siguiente punto de avituallamiento sólido aún quedaban 8 kilómetros y unos 138 metros positivos. Antes de llegar al avituallamiento aun tendríamos que pasar un sinuoso sendero de bajada, y encarar una subida corta pero intensa atravesando una grieta. Después bajamos por un sendero muy técnico y pasamos por una zona plagada de vacas dormidas, atravesando un auténtico campo de minas (mierdas de vaca) bajamos a la pista y por fin llegamos al avituallamiento de Col du Jouly.
Solo entrar al avituallamiento vimos como 2 voluntarios cargaban con una chica que estaba blanca y agarrotada, no dejamos que aquello nos impactara y nos dirigimos a las mesas para poder comer algo. Por fin me entraba el sólido y también pude reponer líquidos con agua con gas, descansamos unos 10 minutos y nos pusimos en marcha para dirigirnos a una nueva base de vida en Les Contamines. Al inicio de la bajada pensábamos que sería un descenso sencillo, ya que el primer tramo era una pista de buen bajar. Aquello duró poco rato, porque íbamos bajando por pista pero también íbamos cogiendo senderos de muy mal pisar por la cantidad de piedras que había. Xavi y Bea se morían de sueño pero continuaban caminando a buen paso, yo ya me había recuperado totalmente del cansancio físico. Por suerte para mí porque aquella sucesión de senderos era interminable, después de un buen rato por senderos de mal pisar llegamos a la pista de bajada hacia Notre Dame de la Gorge que se hace en la UTMB de subida. Pasamos por Notre Dame la Gorge donde no había nadie animando, todo lo contrario que cuando pasas con la UTMB donde está lleno de gente animando. Tocaba afrontar el tramo más fácil de la carrera, un tramo totalmente llano de 3,5 kilómetros hasta el avituallamiento de Les Contamines. Al llegar me extraño no ver a Cristina, en aquel momento pensé que habría perdido el autocar. En el avituallamiento estábamos muy animados porque ya veíamos la llegada más cercana, nos esperaba una subida de 1160 metros de desnivel positivo. Le preguntamos a un chico del avituallamiento como era la subida y que podíamos tardar hasta el Col de Tricot, nos dijo que no era muy complicada pero que tardaríamos 4 horas en llegar. Íbamos 1:45h por encima del corte horario así que les dije a los compañeros que nos fuéramos, me sabía mal porque no había podido ver a Cristina. Cuando salimos del avituallamiento me fije en que llegaba un autocar, les dije a Xavi y Bea que esperaran un momento haber si Cristina venía en aquel autocar. Efectivamente Cristina venía en el autocar, al menos nos pudimos ver y pudo comprobar que me había recuperado. Nos acompañó un poco y cuando ya empezábamos a subir nos despedimos de ella, le dije que no valía la pena que fuera a Les Houches. Le dije que simplemente mirar si habíamos pasado en hora, que si pasábamos en hora por allí llegaríamos seguro. Tocaba afrontar la larga subida hacia el Col de Tricot, antes de empezar a subir nos quitamos la ropa de abrigo porque ya empezaba a notarse el calor. El primer tramo de subida a pesar de que era inclinada, no era nada complicada porque se subía por pista. Así que el ritmo de subida podía ser más rápido que por un sendero, así sin casi darnos cuenta llegamos a Chalets du Truc. Un lugar impresionante por el paisaje espectacular que desde allí se podía divisar, nos quedaban 700 metros positivos y la mayoría de desnivel positivo de la carrera se habría acabado.
En Chalets du Truc.
Hicimos un tramo de bajada bastante técnico y durante la bajada veíamos a lo lejos la cima del Col de Tricot, se veía una pared vertical que se subía por un serpenteante sendero. Una vez bajamos al valle nos dispusimos a encarar la temible subida, digo temible porque desde aquel punto era un auténtico muro vertical. Antes de empezar a subir vimos un letrero que indicaba que habían 2 horas desde aquel punto a la cima, yo calculé y pensé que si tardábamos aquel tiempo nos iría muy justo para llegar a Chamonix. Me puse en cabeza y Xavi y Bea se pusieron a mi rueda, llevaba un ritmo constante y sin parar. Al poco rato de estar subiendo Bea nos pidió pòrfavor que nos fuéramos, nos dijo que no tenía fuerzas en la subida. Le dije que no nos íbamos a ir y que aguantara el ritmo que la subida pronto acabaría, baje un poco el ritmo pero no pare en ningún momento. Bea sacó fuerzas de donde no las tenía y consiguió aguantar toda la subida, cuando nos quedaban unos 400 metros para llegar a la cima vimos como un helicóptero evacuaba a un corredor. Al llegar a la cima la alegría era inmensa, habíamos pasado un día anterior de mucho calor y lo habíamos superado con éxito. La noche costó también de pasar pero también la superamos, lo habíamos dado todo para llegar hasta allí y ya llevábamos la gran mayoría de desnivel positivo hecho. Antes de encarar la bajada nos sentamos un momento a descansar, por allí andaban unas ovejas que se pusieron a lamernos el barro de las piernas. Aproveche la presencia de las ovejas para hacer algo divertido, así que me hice un selfie con una de ellas.
Contentos por haber coronado el Col du Tricot.
Momento selfie con la oveja.
Tocaba bajada y un poco de subida hasta Bellevue, la bajada no era excesivamente técnica pero el pie me empezaba a molestar y se me hizo larguísima. Al llegar al final de la bajada llegamos a unos de los tramos más espectaculares de la carrera, un puente colgante que atravesaba la lengua terminal del Glaciar de Bionnassay. El puente se movía bastante, pero no era el movimiento del puente lo que te daba la impresión sino la imponente cascada que atravesábamos por encima. 
Pasarela impresionante para atravesar la lengua del Glaciar.
Pasado el puente encaramos un pequeño tramo de subida por roca, Bea se quedó un poco atrás en este tramo pero por suerte fue corto. La llegada a Bellevue era por un sendero larguísimo que atravesaba un bonito bosque, era un tramo de pequeños sube bajas. Después de una subida muy corta pero muy inclinada, llegamos a las vías del Tranvía y tras atravesarlas llegamos al avituallamiento de Bellevue. Allí había una gran cantidad de excursionistas que nos animaban, la parada allí fue bastante breve ya que teníamos muchas ganas de llegar a Les Houches. El primer tramo de bajada era por pista de esquí, después nos metimos en el bosque y atravesamos un largo sendero hasta llegar al asfalto. 
Caminando sobre asfalto y Chamonix al fondo del valle.
Una vez en el asfalto Xavi se emocionó con la inminente llegada a Les Houches y aceleró el ritmo. Bea estaba baja de azúcar y no podía seguirle el ritmo, yo tenía el pie dolorido y tampoco era capaz de seguirlo. Por suerte hasta llegar al avituallamiento era asfalto y se bajaba bien, una vez en el avituallamiento comprobé que íbamos en el tiempo que yo había calculado. Bea tuvo que pararse con los sanitarios para que comprobaran como se encontraba, cogimos algo de comer y nos pusimos en marcha para afrontar los últimos 7,5 kilómetros hasta la gloria. El tramo de Les Houches a Chamonix es una pista ancha con pequeñas subidas y bajadas y bastantes tramos llanos, a mitad del recorrido Bea nos dijo que ya no era capaz de seguir nuestro ritmo y que nos fuéramos. Nos negamos a dejarla sola, pero nos insistió y nos dijo que no pasaba nada y que nos veríamos en meta. Fue dejar a Bea y que Xavi subiera el ritmo. Por suerte podía seguirlo bastante bien pero el ritmo era muy alto, tanto que incluso adelantamos a muchos corredores que anteriormente nos habían adelantado. Una vez pasamos la zona de escalada de Chamonix, nos metimos en una calle larguísima bajo un calor sofocante. Xavi iba loco por empezar a trotar, pero le dije que aquella calle era muy larga y había que esperar un poco para empezar a trotar. Llegamos por fin a la rotonda que da acceso a la calle peatonal que llevaba hasta la meta, allí nos salieron a recibir mi mujer Cristina, y la mujer e hija de Xavi Susana y Nuria. Fue una gran alegría poderlas ver después de lo que habíamos sufrido, nos pidieron que por favor no corriéramos para poder ir grabándonos. El tramo final de la calle peatonal fue apoteósico, Chamonix estaba a tope de gente y entramos como verdaderos héroes. Cristina me dio una Estelada y Xavi sacó la bandera del CEI para entrar juntos con ella. La última recta hasta llegar a meta fue como entrar flotando, lástima que no dejaron entran con nosotros a Cristina y Susana (por lo visto estaba a punto de llegar el primero de la OCC). Entrada triunfal a meta saludando a los cientos de personas que se habían reunido en la zona de llegada. Recogimos nuestro merecido chaleco de Finishers y nos fuimos a hacer la foto como Finishers, al poco rato llegó Bea y nos hicimos la foto los tres juntos. Lo habíamos logrado, además había clavado el tiempo que había calculado jejeje.
La línea de llegada a tope de gente.
Foto de Finisher con Xavi.
Xavi, Bea y yo Finishers.
119 Kilómetros

7250 Metros de desnivel positivo

7160 Metros de desnivel negativo

14410 Metros de desnivel acumulado


En conclusión, el reto de la temporada conseguido. Ha sido sin duda una de las Ultras más duras de las que he hecho, no solo por los kilómetros, el desnivel, el terreno. También he tenido que luchar con los dolores musculares y sobre todo con un calor fuera de lo normal que ha hecho mella, la gran cantidad de abandonos de la carrera dan fe de cómo afectó a los corredores. En total entre las 3 carreras de la UTMB se han retirado 2000 corredores, una vez más he llevado a mi cuerpo al límite y lo he superado con éxito. La carrera ha sido muy diferente al año pasado, este año he podido compartir mi aventura de principio a fin con mi amigo Xavi Torrijos y la parte final con la gran Bea García. Agradecerle una vez más a Cristina que me haya estado dando su apoyo y me haya hecho el seguimiento junto a su padre Antonio, esta vez no era tan sencillo como el año pasado en la UTMB en el que había mas transportes y había más puntos donde seguirme. Este año ha tenido que madrugar y pasarse muchas horas en un autocar para llegar de un punto a otro, sin ti no lo habría conseguido CRISTINA TE QUIERO MUCHO, MUCHAS GRACIAS. 
Objetivo conseguido.